BOGOTÁ (AP) — Aumentaron a nueve el martes los muertos en una zona del noreste de Colombia luego de que un grupo de desconocidos irrumpió sorpresivamente la víspera en un sitio público y disparó contra el personal que se encontraba en el lugar.

El ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas, escribió el lunes en su cuenta de Twitter que el incidente ocurrió en el área urbana de El Tarra y al parecer obedeció a un enfrentamiento entre la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) y la banda criminal Los Pelusos.

Sin embargo, el ELN negó su participación en el hecho y en un comunicado emitido en La Habana expresó “nuestra condena pública y categórica ante la masacre cometida en el municipio de El Tarra... Han sido al parecer nueve las personas asesinadas a plena luz del día, en una acción paramilitar”.

En el mismo escrito el grupo rebelde exigió a las autoridades “realizar una investigación pronta, independiente y eficaz para dar con los responsables de esta matanza colectiva”.

El presidente Juan Manuel Santos rechazó en Twitter el atentado y prometió ir “tras los responsables de este acto vil”.

Inicialmente las autoridades habían informado que habían muerto ocho personas y tres estaban gravemente heridas, pero en horas de la noche murió otra de las víctimas.

Los dos heridos que inicialmente se encontraban en el centro hospitalario de El Tarra fueron trasladados la madrugada del martes -bajo estrictas medidas de seguridad- a la ciudad de Ocaña.

El director de la policía, general Jorge Nieto, anunció en rueda de prensa una recompensa de 35.000 dólares por información que permita dar con los autores del ataque.

En tanto, el secretario de Víctimas y Paz de Norte de Santander, Luis Fernando Niño, indicó que dos de los muertos y un herido habían formado parte del proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La Fiscalía General de Nación envió el martes a El Tarra a un equipo de investigación para identificar a las víctimas y aclarar lo sucedido.

Ariel Ávila, analista y miembro de la Fundación Paz y Reconciliación, dijo a The Associated Press que lo sucedido en El Tarra se debe a una disputa por el control del territorio.

“Esto fue una disputa de la guerrilla del ELN con la banda criminal Los Pelusos por el territorio que dejaron las FARC. Esto no es la primera vez que sucede en esa zona”.