MOSCÚ (AP) — Un ex ministro ruso de Desarrollo Económico fue condenado el viernes a ocho años de prisión al hallárselo culpable de aceptar un soborno de 2 millones de dólares del socio principal del presidente Vladimir Putin.

El juicio de Alexei Ulyukayev ha tenido gran repercusión y se lo considera parte de una lucha entre clanes en el Kremlin. Ulyukayev era miembro influyente de un grupo de tecnócratas de tendencia liberal en el gabinete, mientras que su némesis Igor Sechin es el representante más destacado del ala intransigente de la elite rusa.

Sechin dirige el mayor productor petrolero de Rusia, Rosneft, y su poder es inferior solamente al de Putin.

Ulyukayev, de 61 años, es el funcionario encarcelado de mayor jerarquía en más de dos décadas. Muchos consideran que se trata de una venganza personal de Sechin, cuyo plan de privatización de Rosneft recibió críticas de Ulyukayev.

Ulyukayev fue arrestado hace un año en la sede de Rosneft al caer en una trampa montada por el servicio de seguridad FSB, el principal sucesor de la KGB.

Sechin dijo en una declaración escrita que Ulyukayev estaba extorsionando un soborno a cambio de evaluar positivamente el intento de Rosneft de apoderarse de la petrolera Bashneft.

Ulyukayev rechazó todos los cargos, que calificó de provocación de Sechin, con el argumento de que solo un demente intentaría extorsionar a un hombre tan poderoso.

La corte también impuso a Ulyukayev una multa de 2,2 millones de dólares.

Ulyukayev, que se encontraba bajo arresto domiciliario desde noviembre del año pasado, fue trasladado a una cárcel al pronunciarse el veredicto el viernes. El juez ordenó que cumpla su condena en una cárcel de máxima seguridad.

Los abogados de Ulyukayev dijeron que apelarán.