AP NEWS
Related topics

EEUU: Potencial discriminación por uso de big data

April 26, 2014

WASHINGTON (AP) — Una revisión de la Casa Blanca de la manera en que el gobierno y el sector privado usan grandes cantidades de datos determinó que tal información podría usarse para discriminar a la población en asuntos como vivienda y empleo pese a que facilita sus vidas de muchas maneras.

El procesamiento de una enorme cantidad de información permite que las aplicaciones de mapeo comprueben la conexión a internet de teléfonos móviles de forma anónima y determinen, en tiempo real, qué caminos presentan el mayor congestionamiento vehicular. Pero también puede usarse para identificar a personas económicamente vulnerables.

El tema salió a relucir durante una revisión de 90 días ordenada por el presidente Barack Obama, John Podesta, asesor de la Casa Blanca, en una entrevista con The Associated Press. Podesta no relevó todas las conclusiones pero dijo que el potencial para la discriminación es un asunto que merece analizarse en detalle.

Las leyes federales no ha podido seguir el ritmo del rápido desarrollo de la tecnología de manera que proteja a la población de la discriminación.

La revisión, cuyos resultados deben darse a conocer la próxima semana, es el primer intento del gobierno de Obama por atender el vasto panorama de desafíos, más allá de la seguridad nacional y la privacidad del consumidor, planteados por los avances tecnológicos.

Obama solicitó la revisión en enero, cuando exhortó a modificar algunos de los programas de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que recopila grandes cantidades de información, tanto de estadounidenses como extranjeros.

La tecnología que posibilita estos programas también permite otros usados en el gobierno y en el sector privado. La Casa Blanca ha revisado por separado los programas de la NSA y propuso cambios para controlar la recopilación masiva de registros telefónicos y de correos electrónicos de estadounidenses.

“Fue un momento para dar un paso atrás y preguntarnos si esto cambia nuestra infraestructura básica o presta atención a la manera en que lidiamos con los registros y privacidad”, se preguntó Podesta en la entrevista.

Podesta encabezó la revisión, junto con algunos de los asesores económicos y científicos de Obama. La meta, dijo Podesta, fue evaluar si las leyes y normas en vigor en materia de privacidad son suficientes.

Podesta no quiso hablar sobre las recomendaciones específicas que hará a Obama. Sin embargo, mencionó una inesperada preocupación que surgió durante las reuniones de funcionarios de la Casa Blanca con líderes empresariales y defensores del derecho a la privacidad, y merece una mayor atención: cómo podría usar el big data para identificar a los consumidores y llevar a prácticas discriminatorias.

___

El redactor de la AP Jack Gillum contribuyó a este despacho.

___

Eileen Sullivan está en Twitter en www.twitter.com/esullivanap