JOHANNESBURGO (AP) — Viejo y enfermo, el último macho de rinoceronte blanco del norte sorprendió a sus cuidadores levantándose y dando un paseo.

El rinoceronte, llamado Sudán, se movió durante la noche y tomó un “delicioso baño de lodo” tras las lluvias, dijo el sábado el Centro de Conservación Ol Pejeta de Kenia en Twitter.

Sudán descansaba de nuevo el sábado y estará vigilado por los veterinarios durante todo el día, explicó el centro.

Los responsables de Ol Pejeta habían anunciado que la salud de Sudán se había deteriorado y que no querían que el animal, de 45 años, sufra “innecesariamente”, un indicio de que podrían practicarle una eutanasia si no hay esperanzas de que pueda recuperarse de la infección que tiene en su pata derecha trasera.

Las dos últimas hembras de rinoceronte blanco del norte están también en Ol Pejeta.

En África quedan aproximadamente 20.000 rinocerontes blancos del sur.