LIMA, Perú (AP) — Como desactualizada e incompleta calificó el lunes un alto funcionario de la ONU la información sobre los indígenas en aislamiento que viven en una reserva amazónica donde las autoridades peruanas autorizaron un millonario plan de expansión gasífera.

James Anaya, relator sobre derechos de los pueblos indígenas de la Organización de las Naciones Unidas, dijo en un comunicado de prensa que era urgente completar los datos.

"Este vacío de información ha generado opiniones divergentes y una falta de confianza en relación a las medidas de protección que el gobierno ha exigido y que la empresa Pluspetrol se ha comprometido a implementar", afirmó Anaya en sus observaciones del proyecto Camisea que implica la ampliación de exploración y extracción de gas natural en el Lote 88.

El plan de 480 millones de dólares en la selva sureste pertenece a un consorcio internacional, liderado por la argentina Pluspetrol e integrado por la estadounidense Hunt Oil y la española Repsol, que realizará miles de explosiones subterráneas en el lote de Camisea, ubicado a unos 100 kilómetros de la ciudadela de piedra inca de Machu Picchu.

La expansión del consorcio en el Lote 88 se superpone en 107.000 hectáreas a la reserva territorial Kugapakori, Nahua, Nanti, donde indígenas sobreviven a través de la caza, pesca y recolección de insumos del bosque, según los antropólogos.

Anaya, quien visitó la zona selvática en diciembre, recomendó a Perú "proceder con urgencia para completar" un estudio con el fin de actualizar información oficial sobre peruanos indígenas en aislamiento y contacto inicial que habitan la reserva.

Según datos oficiales, las gripes y las diarreas mataron al menos 37 machiguengas en contacto inicial y afectaron a 100 en la última década. En noviembre indígenas Nanti sufrieron diarreas agudas en una zona de la reserva y en la década de 1980 trabajadores de la Royal Dutch Shell provocaron una epidemia de gripe que mató unos 300 indígenas Nahuas.

Perú posee 12 billones de pies cúbicos de gas natural. El lote 88, con ocho billones de pies cúbicos, posee las mayores reservas probadas de gas del país con las que generan casi la mitad de la electricidad producida en Perú y abastece de energía a la industria, transporte y viviendas.