NUEVA YORK (AP) — Ezekiel Elliott mencionó que sintió una “ráfaga de adrenalina” en el vestuario de los Cowboys de Dallas, luego que un tribunal federal falló que el running back podrá jugar el domingo en vez de iniciar una suspensión de seis partidos.

Elliott también salió al paso de las acusaciones de violencia doméstica en su contra. “No son un maltratador”.

“Mi nivel de energía es tan alto que el resto de este equipo”, dijo Elliott frente a su casillero tras conocer que podrá jugar el domingo en casa ante Kansas City.

La Corte del Segundo Circuito de Apelaciones de Nueva York emitió un fallo de una página el viernes, en el que suspende provisionalmente una decisión de un tribunal de menor jerarquía que había determinado que Elliott empiece a cumplir con la sanción esta semana.

Su situación tras el domingo será definida por el Segundo Circuito de Apelaciones, con un panel de tres jueces, quizás al inicio de la próxima semana.

Elliott critic lo que describió como el intento de la NFL de enlodar su nombre y señaló que su prolongada batalla legal vale la pena.

“Esto va más allá de la suspensión. Es más importante que el fútbol americano. Se trata de ellos haciéndome ver como algo que no soy. No soy un maltratador”, dijo. “Yo no soy esa clase de persona. Este es mi nombre y esta es mi reputación. Esto es algo con lo que voy a tener que vivir más allá del fútbol. Cada día peleando vale la pena”.

La jueza Susan L. Carney aceptó la solicitud del sindicato de jugadores de la NFL para que Elliott pueda jugar el domingo, mientras un panel de tres jueces decide si la apelación será evaluada con premura y si Elliott puede seguir jugando mientras se evalúan los méritos de la apelación.

La suspensión fue impuesta en agosto, después que la NFL investigó varios supuestos incidentes de agresión física en 2016 entre el running back y su pareja de ese momento.

La NFL presentó sus argumentos ante el Segundo Circuito el jueves, pidiendo que la corte no detuviese la suspensión por más tiempo porque el sindicato supuestamente no tiene posibilidades de ganar su apelación.

La liga agregó que las medidas disciplinarias no deben ser manipuladas por los jugadores y los equipos que buscan ganar tiempo en las cortes, para que cualquier castigo sea cumplido cuando enfrenten a oponentes de menor jerarquía o cuando haya alguna lesión de todas formas marginaría al jugador.

Los abogados de ambas partes no respondieron el viernes a las llamadas de la AP.

Los Cowboys (4-3) marchan segundos en la División Este de la NFC, y Elliott es uno de los pilares de su ofensiva junto con el quarterback Dak Prescott. Elliott acumula 690 yardas por tierra y seis touchdowns en siete partidos.