ANKARA, Turquía (AP) — El espectro de un enfrentamiento entre Estados Unidos y Turquía en Siria pesaba en una reunión realizada el jueves entre el máximo diplomático estadounidense y el líder turco, mientras los dos aliados de la OTAN luchan por disipar uno de sus peores momentos en años.

El mandatario turco Recep Tayyip Erdogan está furioso por el respaldo que Estados Unidos brinda a combatientes kurdos cerca de la frontera de su país. Las pláticas con el secretario de Estado Rex Tillerson habrían de enfocarse en el plan de Washington para seguir proporcionando asistencia a los kurdos y en las operaciones militares turcas en áreas kurdas del norte de Siria.

Se prevé que las discusiones cubran varias propuestas para mejorar la cooperación en toda la región fronteriza. La zona ha sido durante años un punto conflictivo por las tensiones entre turcos y kurdos, por los combatientes de Al Qaeda y del grupo Estado Islámico que van de un lado al otro, y por los incidentes que involucran a otras potencias, entre ellas Rusia.

Debido a la delicadeza del diálogo entre Tillerson y Erdogan, solo se incluyó al ministro turco del Exterior Melvut Cavusoglu _ quien fungió como traductor _ en el encuentro, que duró más de tres horas.

La oficina de Erdogan dijo que las discusiones tocaron desarrollos regionales, incluyendo Siria e Irak, el combate al terrorismo y las relaciones bilaterales. “Se comunicaron claramente las expectativas y prioridades de Turquía en esos temas”, indicó en un escueto comunicado.

Estados Unidos dijo que hubo “una conversación abierta y productiva sobre el beneficio mutuo a futuro en las relaciones entre Estados Unidos y Turquía”.

Cuando Tillerson volvió a su hotel, los periodistas le preguntaron si podía dar detalles. “No esta noche, seguimos trabajando”, respondió. Tillerson y Cavusoglu tienen programada una conferencia de prensa para el viernes, después de su encuentro.

Tillerson, quien concluye una gira por cinco naciones de Medio Oriente, dijo previamente el jueves en Líbano que Estados Unidos y Turquía comparten metas en Siria.

“No hay diferencias entre ellas”, dijo el funcionario a la prensa en Beirut. “Tenemos algunas divergencias tácticas sobre cómo alcanzar el objetivo final, pero nuestras metas son derrotar a ISIS, vencer al terrorismo, reducir la violencia, proteger a la gente y respaldar una resolución pacífica al conflicto en Siria”.

En Bruselas, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, dijo que su país y Turquía están en un diálogo abierto sobre sus diferencias. Entre los encuentros que sostuvo Mattis en la OTAN se incluye uno con el ministro de Defensa turco.

“Creo que estamos encontrando terreno común y existen zonas de desacuerdo en las que en ocasiones la guerra simplemente te da malas opciones para elegir”, comentó Mattis.

Turquía está furiosa por el respaldo militar que Estados Unidos ofrece a las Fuerzas Democráticas Sirias, encabezadas por kurdos. Estados Unidos las considera el arma más efectiva en la lucha para derrotar al Estado Islámico en Siria, y esta semana ofreció un plan de presupuesto que les enviaría gran parte de los 550 millones de dólares en nueva ayuda.

___

Baldor reportó desde Bruselas. La periodista de Associated Press Suzan Fraser contribuyó con este despacho.