BAGDAD (AP) — La región autónoma kurda de Irak ha ofrecido congelar el resultado de su polémica votación de independencia como parte de un diálogo con Bagdad.

Es improbable que el gobierno iraquí acepte la propuesta. Bagdad requiere que los resultados se anulen antes de participar en cualquier negociación con los kurdos sobre las relaciones entre el gobierno central y la región.

En un comunicado en su sitio web, el gobierno de Irak también pidió un cese el fuego inmediato en las zonas que reclaman ambos bandos. Este mes se han registrado enfrentamientos desde que las fuerzas federales de seguridad se desplegaron en esas zonas disputadas.

La mayoría de los kurdos votó el mes pasado a favor de la independencia en un controversial pero simbólico referendo que Bagdad no reconoce, por considerarlo anticonstitucional.