BEIJING (AP) — El presidente de China, Xi Jinping, ascendió a uno de sus aliados al máximo cargo de Shangai, según reportaron medios locales el domingo.

La promoción de Li Qiang es otro signo del creciente control del mandatario sobre el país. Xi acumula más poder en su persona _ y respaldo propagandístico _ que ningún otro líder desde Mao Zedong en la década de 1970, rompiendo con dos décadas de reparto de poder entre un grupo de altos cargos del Partido Comunista.

Parte de sus esfuerzos por acumular poder incluyen posicionar a aliados de la provincia de Zhejiang, próxima a Shangai y donde Xi encabezó en su día el partido, en altos cargos de la formación, el gobierno o el ejército.

Li, de 58 años, trabajó a las órdenes de Xi durante su etapa el frente del Partido Comunista de Zhejiang entre 2003 y 2007. Considerado un defensor de las reformas económicas, Li podría defender la imagen que tiene el presidente de Shangai como un centro de negocios internacional.

Según publicó la agencia oficial de noticias Xinhua el domingo, Li reemplazará a Han Zheng, que fue elegido para el máximo órgano de toma de decisiones del partido, el Comité Permanente del Politburó.

Bajo el mando de Xi, el Partido Comunista es cada vez más autoritario a la hora de promover su visión sobre cómo regular las finanzas mundiales, la tecnología, los medios de comunicación y otros asuntos.

Grupos extranjeros de monitoreo afirman que China ejerce un control estricto sobre la libertad de expresión y comete abusos de derechos humanos.