SOUTHPORT, Carolina del Norte, EE.UU. (AP) — Una localidad de Carolina del Norte se ha quedado sin departamento de policía ya que toda la fuerza fue suspendida a raíz de acusaciones de corrupción contra su comandante y un subalterno.

El alcalde de Southport, Jerry Dove, le pidió a la policía del condado Brunswick asumir todas las tareas de vigilancia y orden en la localidad hasta nuevo aviso, informó la emisora WECT-TV.

Los acusados son el jefe policial Gary Smith y el teniente Mike Simmons. Según el fiscal Jon David, ambos tenían “la costumbre sistemática” de abandonar sus labores policiales para trabajar para una compañía camionera.

Fueron arrestados el jueves, el mismo día en que las autoridades efectuaron allanamientos en el departamento policial, en la sede de la municipalidad y en la sede de la compañía camionera.

Según el website del departamento policial, hay otras seis personas que constituían esa dependencia.

David aclaró que algunos de los policías delataron a los que llevaban conducta sospechosa. Todos los oficiales fueron suspendidos con paga.