TOKIO (AP) — El presidente Donald Trump y el primer ministro japonés Shinzo Abe se tomaron una breve pausa del protocolo y las ceremonias oficiales para alimentar carpas ornamentales en un estanque de koi.

Trump concluyó el momento volteando la caja de madera que contenía el alimento para arrojar el resto del contenido al agua, donde nadaban los peces dorados y naranja.

El gesto provocó risas, incluso del secretario de Estado Rex Tillerson. Cuando las fotos comenzaron a circular, los críticos de Trump dijeron que era un ejemplo de su estilo impaciente, pero una mirada cuidadosa al video muestra que ambos gobernantes comenzaron a arrojar cuidadosamente el alimento al agua y que entonces Abe arrojó el resto de su caja. Después de eso, Trump le siguió la pauta, aunque con un gesto más dramático.

Tras finalizar, ambos hombres sonrieron y saludaron.

La visita al estanque se produjo en medio de dos días atareados para Trump, con un almuerzo y una ronda de golf el domingo y reuniones formales y una conferencia de prensa el lunes.