AP NEWS
Related topics

Papa en Bulgaria: refugiados llevan la cruz de la humanidad

May 6, 2019
El papan Francisco mira a niños cantando para él durante su visita a un centro de refugiados a las afueras de Sofía, Bulgaria, el lunes 6 de mayo de 2019. (AP Foto/Alessandra Tarantino)

SOFÍA, Bulgaria (AP) — El papa Francisco se reunió el lunes con refugiados en un centro de refugiados de Bulgaria y les dijo que cargan con “la cruz de la humanidad”, tras instar al gobierno, que recela de los inmigrantes, a no ignorar su sufrimiento durante una visita al país balcánico.

Niños refugiados de Irak, Pakistán y otros lugares cantaron para Francisco en el centro de Vrazhdebna, situado en una escuela reformada a las afueras de Sofía, la capital búlgara.

Francisco dio las gracias a los niños por su alegría y su esperanza y les dijo que conoce el dolor de dejar atrás el país natal. El pontífice comparó el sufrimiento de los refugiados con la cruz que, según la tradición católica, cargó Jesucristo.

“Hoy, el mundo de los migrantes y los refugiados es una clase de cruz, la cruz de la humanidad”, dijo Francisco. “Es una cruz que sufre mucha gente”.

El gobierno búlgaro de centroderecha ha sido criticado por grupos de derechos humanos y el Consejo Europeo por el trato que da a los solicitantes de asilo, en especial los menores no acompañados. La coalición de gobierno, que incluye a tres partidos nacionalistas antiinmigración, ha pedido a la UE que cierre su frontera a los inmigrantes y sellado su frontera con Turquía con una cerca de alambre de espino.

Francisco estaba en el segundo día de su visita de tres días a los Balcanes.

Más tarde el lunes viajó al bastión católico de Rakovsky para oficiar una misa de primera comunión y reunirse con la comunidad local.

Casi 250 niños nerviosos vestidos con túnicas blancas llenaban los bancos de la iglesia del Sagrado Corazón, las niñas con coronas de rosas blancas.

En su homilía, el papa les dijo que recibir su primera comunión era una celebración de la comunión con toda la Iglesia y les instó a compartir esa alegría con otros. Con palabras sencillas, Francisco respondió a preguntas de los niños explicándoles los rudimentos del sacramento y cómo llevar una vida cristiana, hablando en italiano que después se traducía al búlgaro.

Francisco no suele dar la comunión durante las misas, pero el lunes lo hizo para los niños. Ha insinuado que prefiere dejar que otros administren las hostias porque no quiere que la gente le utilice con fines oportunistas.

Unas 10.000 personas, según dijo el Vaticano citando a los organizadores locales, acudieron a la iglesia blanca y amarilla para recibir a Francisco, que llegó en su papamóvil.

Su último acto de la jornada era un acto por la paz en Sofía. El martes tenía previsto viajar a la vecina Macedonia del Norte, en la primera visita papal a ese país.