BUENOS AIRES (AP) — Boca Juniors y la selección de Argentina tenían grandes expectativas puestas en el regreso de Fernando Gago tras una grave lesión en la rodilla derecha sufrida hace seis meses. Pero el volante tuvo una recaída y su futuro futbolístico es incierto.

Gago, de 31 años, transitaba la etapa final de la recuperación de una ruptura del ligamento cruzado anterior y del ligamento lateral interno que se le produjo en octubre pasado jugando para Argentina en el empate 0-0 con Perú por las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Rusia.

El capitán boquense sintió una molestia en la rodilla durante el entrenamiento del martes con pelota y tras una serie de estudios se confirmó que la dolencia obedece a “un desprendimiento de adherencias de la zona dadora del injerto”, según el parte médico difundido por Boca Juniors en su sitio oficial de internet.

“Por este motivo suspende transitoriamente la actividad en campo hasta que la sintomatología permita retomar con los trabajos establecidos”, agregó el club sin dar mayores detalles.

Este contratiempo lo descarta definitivamente del duelo ante River Plate el 14 de marzo por la Supercopa Argentina, primera final entre los dos equipos más populares de Argentina después de 42 años.

Al parecer Boca tampoco contará con él en recta final de la liga argentina, que lo tiene como líder, ni en la fase de grupos de la Copa Libertadores.

Este retroceso, además, esfuma la mínima chance que tenía de ir al Mundial de Rusia 2018 alentada por el propio técnico Jorge Sampaoli, quien declaró hace menos de una semana que esperaría al mediocampista boquense porque “cuando estuvo, puso al servicio de la selección su físico. Si no hubiera tenido ese sentido de pertenencia, no lo evaluaría".

El deseo de jugar el Mundial, el segundo de su carrera después de Brasil 2014, habría llevado al futbolista a acelerar los procesos de recuperación.

Por tratarse de la tercera lesión grave de su carrera __previamente había sufrido dos roturas de tendón de Aquiles__ el futuro deportivo de Gago es difícil de predecir.