LONDRES (AP) — El desempleo en los 19 países de la eurozona bajó en noviembre a su nivel más bajo en casi nueve años, de acuerdo con cifras oficiales divulgadas el martes, un indicio de que la economía del bloque inicia el nuevo año con fuerza.

La agencia de estadísticas Eurostat dijo que la tasa de desempleo ajustada por estacionalidad bajó a 8,7% en noviembre comparada con 8,8% el mes anterior. Es la tasa más baja desde enero de 2009, cuando la eurozona padecía una profunda recesión provocada por la crisis financiera global.

La agencia dijo que el número de desempleados bajó en 107.000 en el mes a 14,3 millones.

El desempleo en la región bajó a lo largo del año pasado a medida que se acelera la recuperación. Se prevé que las cifras a publicar en las próximas semanas indicarán un fuerte crecimiento en el cuarto trimestre, posiblemente de 0,8%.

Aunque la tasa de desempleo sigue una trayectoria descendente en la eurozona, sigue siendo casi el doble de la estadounidense, de 4,1%. La recuperación de la eurozona ha sido mucho más lenta porque la región sufrió una crisis de endeudamiento que obligó a varios países, como Grecia, a efectuar enormes recortes presupuestarios.

El legado de la crisis perdura en las tasas divergentes de desempleo en los distintos países. Mientras en países como Alemania está por debajo del 5%, en los que sufrieron los peores embates de la crisis supera el 10%.

Con todo, hay señales de mejoría. La tasa española, que llegó al 25%, ahora es de 16,7%, en tanto la de Grecia está en descenso aunque todavía supera el 20%.

Las autoridades económicas de la región esperan que la baja del desempleo empiece a impulsar los salarios y por consiguiente el consumo, con lo cual la recuperación se volvería autosustentable y traería la normalización de la economía.

Hasta ahora hay pocos indicios de que la caída del desempleo haya elevado los salarios en la eurozona, pero hay señales en ese sentido.

El martes, el principal sindicato industrial alemán, IG Metall, presentó sus reclamos de aumento salarial para que los trabajadores se beneficien del fuerte crecimiento económico del país. El sindicato, que reclama un aumento del 6% en el estado sureño de Baden-Wuerttemberg, ha iniciado una serie de huelgas en apoyo al reclamo.