CHEMNITZ, Alemania (AP) — El gobierno alemán exhortó el lunes a las personas que se sintieron agraviadas por el asesinato de un hombre a manos de migrantes en Chemnitz a distanciarse de los extremistas de ultraderecha que han participado en manifestaciones violentas y xenófobas en la ciudad en el este de Alemania durante la última semana.

El apuñalamiento de Daniel Hillig, de 35 años, ocurrido el 26 de agosto en la ciudad desencadenó una serie de protestas, algunas de las cuales fueron violentas. Los manifestantes observaron a los neonazis mientras hacían el “saludo de Hitler”, gritaban consignas como “fuera los extranjeros” y hostigaban a los periodistas que cubrían las marchas.

“Si uno no piensa de esta manera, sería bueno trazar una línea clara y distanciarse de los que están haciendo eso”, dijo Steffen Seibert, portavoz del gobierno.

Seibert hizo eco de los comentarios de la alcaldesa de Chemnitz, Barbara Ludwig, quien dijo en un mitin realizado el sábado, que la gente que a menudo se une a las manifestaciones de los ultraderechistas “fortalece la escena violenta de la derecha”.

La tensión que ha aumentado durante la última semana en Chemnitz refleja la creciente polarización sobre los continuos esfuerzos de Alemania para llegar a un acuerdo con la llegada de más de un millón de refugiados y migrantes al país desde 2015.

Las autoridades dijeron que un iraquí de 22 años y un sirio de 23 fueron arrestados bajo sospecha de homicidio en relación con el asesinato de Hillig.

“Si se prueba que son culpables, experimentarán la plena fuerza de nuestras leyes”, dijo Seibert.

Se prevé que miles de personas asistan a un concierto gratuito y al aire libre en la ciudad el lunes, dirigido a enviar una señal contra los sentimientos de odio.

El concierto, que es promovido bajo el hashtag “WeAreMore” (Somos Más), forma parte de un esfuerzo de la sociedad civil alemana para posicionarse frente al creciente movimiento de extrema derecha en algunas partes del país.

___

Grieshaber y Jordans informaron desde Berlín.