SALEM, Oregon, EE.UU. (AP) — Un senador del estado de Oregon anunció el jueves que renunciará a su cargo luego que una investigación determinó que había acosado a mujeres en el edificio del Capitolio con abrazos excesivamente prolongados, toqueteos y otro contacto físico no deseado.

En un comunicado, el senador Jeff Kruse se mostró desafiante al señalar que fue privado de sus derechos y proclamó su inocencia. Agregó que su renuncia es efectiva el 15 de marzo.

Un reporte investigativo dado a conocer el martes indicó que el senador republicano, elegido por primera vez hace más de 20 años, del poblado maderero de Roseburg, había toqueteado o dado abrazos prolongados a dos senadoras, dos estudiantes de Derecho que solían trabajar para él, a empleadas republicanas o sin afiliación partidista, a una ex asistente legislativa y a una cabildera.

El informe subrayó que la conducta había continuado por años, pese a que se le advirtió que dejara de hacerlo.

La investigación es una de muchas que se llevan a cabo en legislaturas estatales de todo el país a raíz de la oleada de acusaciones de violencia sexual por parte de hombres en posiciones influyentes, que estalló en octubre con el escándalo del magnate de Hollywood Harvey Weinstein, expuesto por el diario The New York Times.

En Arizona, el representante estatal republicano Don Shooter fue expulsado el 1 de febrero tras acusaciones de violencia sexual, convirtiéndose en el primer legislador estatal en ser expulsado desde que cobró fuerza el movimiento contra abusos sexuales #MeToo.

Varios políticos de Oregon, entre ellos la gobernadora Kate Brown, habían exigido la salida de Kruse de la legislatura.

La senadora demócrata Sara Gelser, que dijo que había sido sometida al contacto físico no deseado por años, presentó una queja formal en noviembre pasado, lo que dio al movimiento #MeToo su caso más relevante de Oregon. La senadora demócrata Elizabeth Steiner Hayward presentó luego una queja similar.

Gelser detalló que una ocasión en que ella estaba sentada en su escaño en el pleno de la cámara baja en 2011, durante su primer periodo en la legislatura, Kruse se inclinó por detrás de ella y pasó sus manos bajo los hombros y sobre el pecho de ella.

El reporte de 51 páginas de la investigadora y abogada en temas laborales Dian Rubanoff incluyó quejas de otras mujeres que no fueron identificadas por nombre.

Un panel del Senado había programado una audiencia para determinar si recomendaba la expulsión u otras sanciones, o no tomar medidas.

En su comunicado, Kruse dijo: "Para que los derechos civiles sean significativos, debe haber derechos civiles para todas las personas, incluyendo el derecho de justicia fundamental para las personas acusadas de acoso”.

"Yo continuaré negando esas acusaciones y lamento no haber tenido la oportunidad de defenderme ante el Comité de Conducta del Senado", escribió.

Explicó que renunciaba a fin de que sus electores pudieran "recibir la más completa representación debida".

Kruse dijo a los investigadores que él creía que su conducta fue "instintiva" y que pese a que él quería cambiar, "no es fácil hacerlo cuando uno ha hecho algo durante 67 años".

___

Andrew Selsky está en Twitter como: https://twitter.com/andrewselsky