CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. (AP) — La NASA está ansiosa por volver a escuchar a su sonda en Marte Opportunity, mientras los cielos rojos del planeta se despejan luego de una masiva tormenta de polvo.

Los controladores de vuelo han estado alertas a cualquier mensaje de Opportunity desde que una tormenta de polvo envolvió Marte en junio y se perdió el contacto con la sonda.

La tormenta finalmente pasó y el cielo marciano está lo suficientemente despejado para que los paneles solares de Opportunity reciban la luz del sol y la sonda vuelva a encenderse.

Sin embargo, la NASA advirtió en los últimos días que tal vez nunca vuelva a saber de Opportunity. Si no hay noticias en los próximos meses, la NASA dijo que reducirá sus intentos por escucharla. Incluso si llegara un mensaje de la sonda _muda desde el 10 de junio_, puede ser lo máximo que pueda hacer ya.

Incluso antes de la tormenta de polvo, la sonda de 15 años de edad mostraba indicios de vejez. Su dirección delantera y su memoria flash dejaron de funcionar.

"Esperamos que nuestra sonda tenaz retire sus pies del fuego una vez más", dijo el gerente del proyecto John Callas en una declaración del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

La sonda gemela de Opportunity, Spirit, quedó atrapada en una zona de tierra suave de Marte en 2009 y la NASA dejó finalmente de intentar liberarla. Sin embargo, ambas sondas fueron diseñadas para operar por apenas 90 días y superaron todas las expectativas. Fueron lanzadas por separado en 2003 y aterrizaron en Marte en 2004.

Otra sonda de la NASA, Curiosity, no se vio afectada por la tormenta de polvo, pues depende de la energía nuclear y no de la solar.

Mientras tanto, otra sonda espacial de la NASA, InSight, está en camino a Marte y debería posarse en suelo marciano en noviembre. Este explorador robot tiene paneles solares.