LA PAZ (AP) — El presidente boliviano Evo Morales dijo el miércoles que el fallo del Tribunal Constitucional que lo autorizó postularse en 2019 a un cuarto mandato consecutivo es “una aspiración del pueblo”, pese a estar en contra de la constitución y de un referendo que rechazó esa pretensión.

“Entiendo las grandes aspiraciones del pueblo, es sabio y no se equivocó. Hemos cumplido con el mandato del pueblo apelando al Tribunal Constitucional y el fallo es en base a la constitución y al derecho internacional”, dijo en una declaración de prensa.

El fallo hizo prevalecer los derechos políticos que consagra la Convención Americana de Derechos Humanos para los ciudadanos por encima de la constitución aprobada por el propio Morales en 2009, la cual sólo permite una reelección consecutiva.

En una de las primeras reacciones, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo que la convención americana “citada en la sentencia del tribunal no contempla el derecho a perpetuarse en el poder”. Agregó en Twitter que la “reelección fue rechazada en referendo por voluntad popular”.

El recurso legal fue presentado por el oficialista Movimiento al Socialismo después de que en un referendo convocado por el gobierno en febrero de 2016 los votantes rechazaron una modificación de la constitución para facilitar una nueva postulación del gobernante, que cumplirá 12 años en el poder en enero.

La oposición política acusó al gobierno de manipular a la justicia y dijo que es un “día negro para la democracia boliviana” y tildó la decisión de “golpe a la constitución y al pueblo”, según declararon por separado el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas y el empresario Samuel Doria Medina, líder de la centroderechista Unidad Nacional, la principal fuerza opositora.

Morales señaló que recibió la noticia con “gran sorpresa” y dijo que es un voto a favor de los “revolucionarios” y del “pueblo antiimperialista”. Las elecciones presidenciales serán a fines de 2019.

Es la segunda vez que el Tribunal Constitucional avala la reelección del mandatario y tiene lugar en un momento en que la justicia se debate en una profunda crisis de credibilidad.

El domingo habrá comicios en Bolivia para elegir a los magistrados del Poder Judicial y los sondeos anticipan que se impondrá el “voto nulo” reclamado por la oposición. Este consiste en marcar la boleta de manera tal que se la declare nula en un gesto simbólico de rechazo a la votación.