BOGOTÁ (AP) — El presunto autor de un atentado en la ciudad colombiana de Barranquilla en el que murieron seis policías y más de 47 resultaron heridos fue capturado y según las autoridades pertenece a la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN).

La fiscalía informó el lunes en un comunicado que Nilson de Jesús Mier Vargas fue detenido la noche del sábado en la población de Malambo en el departamento de Atlántico, al norte del país. Agregó que Mier Vargas sería el jefe de un frente del ELN en esa zona del país y el autor de otro ataque en el que resultaron heridos varios policías.

“En este momento continuamos trabajando al lado de la fiscalía colombiana para encontrar más conexiones y personas que tengan que ver con el frente urbano del ELN y estamos evaluando unos documentos que le encontramos”, dijo en conferencia de prensa el director de la policía, general Jorge Nieto.

Las autoridades lo acusan de ser responsable del atentado del 27 de enero en el que murieron seis policías y otros 47 resultaron heridos en una estación policial en Barranquilla cuando estalló un explosivo mientras estaban en formación y recibían indicaciones de sus superiores.

La Fiscalía acusa a Mier Vargas de seis homicidios agravados, terrorismo y rebelión, entre otros delitos.

El ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas, señaló el lunes en rueda de prensa que en los últimos dos meses de enfrentamientos entre las fuerzas militares con la guerrilla del ELN en diferentes zonas del país han muerto 24 guerrilleros y 84 han sido detenidos.

“Seguiremos combatiéndolos con todo rigor como ordeno el presidente Juan Manuel Santos”, dijo Villegas sin detallar cuántos de los fallecidos eran militares o policías.

El ELN por su parte, en la página internet Voces Colombia señaló que no se han levantado ni se levantaran de la mesa de conversaciones. “Sigue pendiente del regreso a Quito de la delegación gubernamental para iniciar el quinto ciclo aceptando la doctrina de Santos de hacer los diálogos en medio del conflicto”.

“Al pueblo y al gobierno del Ecuador, a los países garantes y acompañantes, a todas las organizaciones populares, sociales, a las personalidades de Colombia y del mundo que acompañan el proceso de paz entre el gobierno y el ELN, les reiteramos que el futuro de Colombia es la paz y no la guerra”, agrega la nota.

Las negociaciones de paz entre ambas partes están suspendidas desde el 10 de enero, luego de que el grupo guerrillero realizara varios actos terroristas en diferentes partes del país.

El presidente Santos había expresado recientemente su deseo de que se llegase a un nuevo cese del fuego con el ELN a medida que se preparaba la mesa para retomar las negociaciones en Quito, pero tras los ataques el mandatario consideró que no se puede negociar en tales circunstancias.

El ELN se fundó en la década de 1960 y actualmente tiene activos en sus filas a unos 1.500 miembros, según las autoridades. En el último año se le atribuyeron al menos 40 ataques contra la infraestructura petrolera del país y cuarteles policiales y militares.