LONDRES (AP) — El ex presidente estadounidense Bill Clinton y el ex primer ministro británico Tony Blair se dirigían el martes a Belfast al cumplirse el 20 aniversario del acuerdo de paz de Irlanda del Norte, cuyo futuro está en peligro ante la inminencia del Brexit.

Clinton y Blair asistirán a un evento en Queen's University junto con otros arquitectos del Acuerdo del Viernes Santo, como el ex senador estadounidense George Mitchell y el ex primer ministro irlandés Bertie Ahern.

El acuerdo, firmado el 10 de abril de 1998, puso fin en gran medida a tres décadas de violencia religiosa que provocaron la muerte de más de 3.000 personas. A lo largo de los años siguientes, el Ejército Republicano Irlandés y otros grupos paramilitares renunciaron a la violencia y destruyeron sus armas, al tiempo que las fuerzas británicas desmantelaron sus bases y retenes.

Pero dos décadas después, uno de los logros más importantes del acuerdo _el poder compartido por católicos y protestantes_ está en el limbo. El gobierno cayó en enero de 2017 y los intentos de restaurarlo han chocado ante el problema de las protecciones para el idioma irlandés, una señal de las diferencias culturales y políticas que aún separan a los unionistas de los nacionalistas irlandeses.

La inminente partida de Gran Bretaña de la Unión Europea amenaza otro producto del proceso: la frontera prácticamente invisible entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

Después del Brexit el año que viene, será la única frontera terrestre entre el Reino Unido y la UE. Ambas partes dicen que no deben volver las aduanas y el resto de la infraestructura fronteriza, pero no está claro cómo se puede lograr.

Blair opina que el acuerdo de paz “puede y debe sobrevivir al Brexit, pero no se puede negar que existe un problema”.

A lo largo de los últimos 20 años, la frontera “dejó de tener significado práctico para la gente en el norte o el sur... Ahora una frontera en la práctica sin duda será una complicación”.

“La paz necesita trabajo constante. No está garantizada”, dijo Blair a la prensa el lunes. “El Brexit complica las cosas, pero el Acuerdo del Viernes Santo debe sobrevivir al Brexit”.