VIENA (AP) — Con los precios del crudo en sus niveles más altos en dos años, la OPEP y países petroleros aliados parecían listos para extender sus recortes de producción en una reunión programada para el jueves, luego que el ministro de energía de Irak dijo que existía un amplio acuerdo en ese sentido.

Los precios del crudo referente están ahora cerca de 60 dólares por barril, un alza de casi 20% respecto al año pasado. Y la opinión general ha sido que la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados no miembros tratarán de mantener limitados los suministros mediante la prórroga de las reducciones de producción acordadas hace un año.

Para los expertos que pronostican esa situación, la única cuestión es por cuánto tiempo. Algunos observadores del mercado pronostican que las cuotas de producción acordadas inicialmente en noviembre del 2016 serán extendidas ahora hasta el final del 2018. Y los comentarios del ministro iraquí Jabbar Ali Hussein Al-Luiebi fortalecieron esas expectativas.

"Nosotros favorecemos... extender el recorte de producción por nueve meses”, les dijo Luiebi a reporteros el miércoles, y añadió que existía un consenso entre todos los ministros de la OPEP en favor de esa decisión. “Eso significa que terminará para el final del 2018”.

Una acción tan concertada sería una evidencia renovada de que la OPEP tiene de nuevo un papel grande en el control del mercado.

La capacidad del cártel de 14 países de regular precios y suministros le hizo a veces un factor temido por las naciones consumidoras en el pasado. El caso más extremo fue el embargo petrolero de la OPEP en 1973 contra consumidores occidentales que causó amplias crisis económicas. Pero su papel como regulador clave comenzó a reducirse en años recientes, a medida que los productores en Estados Unidos comenzaron a incrementar sus suministros al mercado. Eso llevó a una sobreproducción y una considerable caída de los precios: de 100 dólares a menos de 40 dólares por barril.

La producción de crudo ya ha crecido 15% desde el año pasado, a casi 10 millones de barriles diarios, solamente debajo de Arabia Saudí.