AP NEWS
Related topics

EEUU: Reapertura de gobierno deja a contratistas a la deriva

January 27, 2019
La guardabosques Rhonda Schier recibe a Stanley Gross, de 5 años, a su hermana Clara Gross, de 1 año, a su mamá Sherri Gross y a su padre Jared Gross en el Arco de San Luis el domingo 27 de enero de 2019 en San Luis, Missouri. El Arco comenzó a funcionar de nuevo después de que concluyó el cierre gubernamental. (David Carson/St. Louis Post-Dispatch via AP)

BIRMINGHAM, Alabama, EE.UU. (AP) — Los empleados federales de Estados Unidos reabrieron museos y parques nacionales por primera vez en varias semanas, pero quienes trabajan para contratistas del gobierno enfrentan una mayor incertidumbre sobre cuándo volverán a su trabajo o si alguna vez se les pagará por el tiempo que perdieron durante el estancamiento en torno al muro fronterizo del presidente Donald Trump.

Para los cientos de miles de personas que trabajan en compañías privadas que efectúan labores para el gobierno, el futuro se decidirá en parte por la rapidez con la que las agencias federales comiencen a operar después de un cierre parcial de gobierno sin precedentes de 35 días, así como por lo que esté especificado en las letras pequeñas en los contratos y la generosidad de los extraños.

Michelle Oler, de San Luis, recurrió a recabar fondos en línea para pagar sus cuentas mientras se encontraba inhabilitada de su empleo como contratista en el procesamiento de solicitudes de desarrollo rural para el Departamento de Agricultura, y aún desconoce cuándo retomará su trabajo o recibirá fondos para compensar los pagos que perdió.

“El estimado de mis pérdidas financieras debido al cierre supera los 3.500 dólares. La ansiedad, la falta de sueño y la depresión hacen que parezca mucho más”, dijo Oler el domingo después de ser entrevistada por correo electrónico. Hasta el momento solo ha recaudado 50 dólares en su página de GoFundMe.

Kevin Doyle, padre de tres hijos, calcula que ha perdido alrededor de 5.000 dólares de su trabajo por contrato como especialista de encriptado para la Base de la Fuerza Aérea Laughlin en la frontera entre México y Texas. Dijo que perdió sueño y peso durante el cierre a medida que se acumulaban el estrés y las facturas pendientes de pago.

Doyle indicó que volverá el lunes a su trabajo, pero el viernes comienza en un nuevo empleo con otra compañía que espera resulte más estable en caso de que fracasen las negociaciones con Trump respecto al presupuesto para el muro y se produzca un nuevo cierre el próximo mes.

“Un día estuvimos juntando monedas de uno y cinco centavos para comprarle una ‘cajita feliz’ al bebé”, dijo Doyle, de 40 años. “Así de mal estaban las cosas”.

El cierre parcial de gobierno finalizó luego de que Trump se retractó de sus exigencias de que el Congreso destinara 5.700 millones de dólares para la construcción de un muro en la frontera con México antes de que las agencias federales pudieran retomar sus actividades. Varias agencias resultaron total o parcialmente afectadas, y a algunos de los empleados se les cesó o se vieron obligados a trabajar sin goce de sueldo.

Los 800.000 empleados federales que resultaron afectados recibirán los pagos que se les deben, pero los contratistas no tienen la misma garantía.

AP RADIO
Update hourly