CIUDAD DE MÉXICO (AP) — México está abierto a una evaluación exhaustiva del Tratado de Libre Comercio de América del Norte cada cinco años, pero no al tipo de “cláusula de suspensión” que, según reportes, Estados Unidos pretende.

Los comentarios surgieron mientras las delegaciones de México, Estados Unidos y Canadá se reúnen en la Ciudad de México para la quinta ronda de pláticas sobre la renegociación del TLCAN.

Según reportes, el gobierno del presidente de Estados Unidos Donald Trump propuso permitir que el pacto caduque después de cinco años y hasta que las tres naciones decidan renovarlo. Pero el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, dijo que está en contra de una cláusula de “muerte súbita”.

“Entonces, vamos con una propuesta a decir: ‘Pongámosle más rigor a las evaluaciones, pero no pongamos un mecanismo de terminación automática’”, dijo el funcionario. “Hagamos un compromiso de que cada cinco años evaluemos qué ha ido pasando, con una agenda de análisis, de qué efectos ha tenido nuestro acuerdo, y en función de los resultados cada país decidirá qué quiere hacer en adelante".

Ninguno de los secretarios de economía o representantes comerciales de los tres países asistirá directamente a las negociaciones, que iniciarán formalmente el viernes y concluirán el martes. Sin embargo, la oficina del representante comercial de Estados Unidos dijo el miércoles que 30 grupos de negociadores de menor nivel ya se reúnen desde esta semana en la Ciudad de México.

Las negociaciones entre funcionarios de alto nivel se realizaron este mes en el marco del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Vietnam.

Las negociaciones se han estancado debido a las severas exigencias de Estados Unidos, que incluyen un mayor contenido estadounidense en la manufactura de automóviles y cambios en el proceso de resolución de disputas.

Guajardo dijo que sería muy complicado cumplir con la exigencia de Estados Unidos de que el contenido de manufactura automotriz en América del Norte se incremente del 62,5% actual a un 85%.

“Eso es muy rígido para la industria automotriz que tiene que competir globalmente”, dijo Guajardo sobre la propuesta del 85%. “Es ilógico decir que en tres años vas a subir de cualquier porcentaje que está hoy, al que aspiras estar mañana. Esa transición debe ser técnicamente lógica”.

Guajardo también insinuó que el gobierno de Trump debe pensar sobre los posibles efectos de las renegociaciones del TLCAN en la elección presidencial en México del próximo 1 de julio, en la que el candidato de izquierda Andrés Manuel López Obrador encabeza las encuestas.

“Entonces seguramente tiene que haber una reflexión sobre los impactos de cualquier movimiento (del TLCAN) en lo que es nuestra elección”, dijo el funcionario de acuerdo a una transcripción de la entrevista que difundió su oficina.