MANAGUA (AP) — El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional se alzó con la victoria en la mayoría de los gobiernos municipales de Nicaragua, en unas elecciones ensombrecidas por la muerte de tres seguidores de partidos de la oposición.

Las autoridades policiales no brindaron informes de los hechos de violencia y los fallecidos entre la noche del domingo y la madrugada del lunes, pero el partido indígena Yátama en el Caribe Sur informó la muerte de dos de sus simpatizantes y el Partido Liberal Constitucionalista confirmó la de uno de sus seguidores.

“El problema surge después de desconocer el resultado del fraude montado por el Frente Sandinista en contra de la organización de Yátama”, dijo al diario La Prensa el aspirante a alcalde por uno de los municipios del Caribe Sur, Ever Dixón, quien acusó a un militante del sandinismo de disparar contra los dos fallecidos del partido indígena.

Por su parte, la presidenta del Partido Liberal Constitucionalista, María Haidée Osuna, indicó el lunes que Elías Pineda Blandón, fiscal del partido en el norteño municipio de Wiwilí, fue asesinado de un disparo en la cabeza después de una trifulca contra miembros del partido sandinista.

Con el 75,88% de los votos escrutados el Consejo Supremo Electoral informó la madrugada del lunes que el Frente Sandinista de Liberación Nacional mantuvo el control de la mayoría de las 17 cabeceras departamentales y gobiernos locales, entre ellas Managua, la capital. En segundo lugar se ubicó el Partido Liberal Constitucionalista con un 13,77% de los votos.

La jornada de votación transcurrió con “normalidad”, dijo a los medios el uruguayo Wilfredo Penco, jefe de una misión de acompañamiento de la Organización de Estados Americanos, antes de que se conocieran los hechos de violencia.

Los resultados preliminares indican que los sandinistas obtuvieron 148 de los 153 municipios del país. Antes de estos comicios controlaban 134 alcaldías.

“No podemos decir que se trata de un triunfo del Frente Sandinista cuando la mayoría de la población no participó, según vimos en las urnas vacías”, dijo a The Associated Press el presidente del organismo de observación electoral Ética y Transparencia, Roberto Courtney.

“Entre menos gente participa, mayores son los porcentajes para el FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional). Pero la población ha mostrado su apatía”, añadió.

Según el Consejo Supremo Electoral la participación fue de más del 55%.

El gobierno festejó la victoria con actividades culturales en la Plaza Las Victorias de Managua y el presidente Daniel Ortega cuestionó el llamamiento a la abstención. "No terminan de entender que en Nicaragua ya quedó enterrada para siempre la guerra y que decidimos por el camino de las votaciones", dijo el gobernante.

El opositor Frente Amplio por la Democracia dijo que existe suficiente evidencia de que la gente repudió las elecciones con su ausencia. “Hay información, fotografías y videos que ilustran la gigantesca abstención de los nicaragüenses en estas votaciones", indicó en un comunicado.

El Frente Amplio por la Democracia está compuesto en parte por una extinguida coalición de partidos excluida de participar en las elecciones presidenciales de 2016 en las que Ortega obtuvo su tercer mandato consecutivo. Sus miembros y otros organismos de la sociedad civil acusan a Ortega de hacer fraude a través del Consejo Supremo Electoral para mantenerse en el poder.

Sobre la abstención Penco dijo que no emitiría juicios en base a "percepciones" y que se pronunciaría sobre la base de "datos científicos". Añadió que la misión brindará un informe el martes.