BUENOS AIRES (AP) — El gobierno de Mauricio Macri removió al embajador argentino en Ecuador, Luis Juez, luego una serie de comentarios ofensivos del diplomático que provocaron una queja formal de ese país.

“Luis Juez finalizará en los próximos días sus funciones en la representación argentina ante la República de Ecuador”, anunció el miércoles la cancillería argentina en un comunicado. Agregó que el desplazamiento obedeció “a un ofrecimiento para sumarse a los equipos del Poder Ejecutivo”.

Días atrás, Juez provocó un cortocircuito diplomático entre ambos países por unas polémicas declaraciones contra los hábitos de higiene de los ecuatorianos. Esto motivó que el gobierno de Lenín Moreno elevara un comentario formal a Argentina para que el embajador fuera retirado de su puesto.

Juez, a cargo de la representación diplomática de Quito desde 2016, había manifestado en declaraciones radiales a fines de octubre que tras algunas actividades había decidido cambiarse de ropa para que no le dijeran que era “un mugriento y agarré hábitos ecuatorianos”. Poco después explicó que se refería a los habitantes indígenas de la ciudad de Otavalo, al norte de la capital, que a criterio del embajador “se visten a la mañana del sábado y están todo el fin de semana con la misma ropa”.

Las expresiones causaron marchas de protesta de los habitantes de Quito y Otavalo, estos últimos vestidos impecablemente de blanco de acuerdo con su uso tradicional.

Tras la queja, Juez escribió una carta a la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, aduciendo que sus expresiones fueron sacadas de contexto y malinterpretadas.

Su futuro estará en el gabinete del Ministerio de Defensa, según informaron medios argentinos.