VENTURA, California, EE.UU. (AP) — Un grupo de científicos desenterró los restos fósiles de una especie de manatí que habitaba las aguas poco profundas frente al Archipiélago del Norte, en el sur de California, hace unos 25 millones de años, informó el martes el Servicio de Parques Nacionales.

El cráneo y la caja torácica del ejemplar fueron descubiertos a mediados de año en la isla Santa Rosa, a unos 80 kilómetros (50 millas) al noroeste de Los Ángeles.

Los científicos señalaron que los restos podrían pertenecer a una especie de manatí previamente desconocida, pero no tendrán la certeza hasta que un experto analice el cráneo.

Cerca del lugar también se encontraron los restos fosilizados de al menos otros cuatro manatíes.

Los manatíes son unos herbívoros gigantes que tienen forma de torpedo y habitan en aguas poco profundas. Pueden medir hasta 4 metros (13 pies) de largo. Las únicas especies que sobreviven en la actualidad son el dugongo y otros tres tipos de manatíes, también conocidos como vacas marinas.

Dos investigadores del Servicio Geológico de Estados Unidos encontraron los restos en un barranco profundo mientras realizaban un mapeo de fallas sísmicas, dijo Yvonne Menard del Servicio de Parques. Es posible que la erosión haya facilitado el descubrimiento de los fósiles.

“Esta vaca marina tal vez lleve expuesta apenas unos cuantos años después de estar enterrada durante millones de años”, dijo Jonathan Hoffman, del Museo de Historia Natural de Santa Barbara, instituto responsable de proteger los fósiles.

“Están incrustados en piedra y la parte superior quedó expuesta”, comentó Menard.

Se cubrió la superficie con vendas de yeso y estopa a fin de proteger los fósiles hasta que se puedan retomar los trabajos de excavación a finales de la primavera, indicó Menard.

Las labores se realizan con lentitud debido a que los investigadores deben formular un plan para la excavación en la zona agreste, dijo Hoffman.