BOGOTÁ (AP) — Un tribunal colombiano condenó el martes a las empresas de telefonía Movistar y Claro a pagar conjuntamente al estado 4,7 billones de pesos (1.500 millones de dólares) por un litigio sobre el uso de infraestructura que se remonta a un contrato firmado en lo década de 1990.

Claro, que pertenece a la empresa mexicana América Móvil y confirmó el monto a The Associated Press, y Movistar, propiedad dela compañía española Telefónica, aseguraron en sendos comunicados que estudiarán el alcance de la sentencia y recurrirán a las instancias internacionales correspondientes.

“Es la condena más grande que se ha fallado a favor de la nación en toda la historia”, dijo Luis Guillermo Vélez, director de la Agencia de Defensa Jurídica del Estado, al diario El Tiempo.

En febrero de 2016, el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones llevó la disputa con Movistar y Claro a un tribunal de arbitraje de Bogotá después de que la Corte Constitucional obligara a las empresas a responder por el uso de la infraestructura que consideraba pública.

Cuando las compañías llegaron en 1994 al mercado de telefonía móvil en Colombia, estaba en vigor una ley que obligaba a los operadores a responder ante el estado por el uso de la frecuencia radioeléctrica, pero la sentencia de la Corte Constitucional de 2013 amplió este requerimiento a toda la infraestructura como cableado, antenas o postes.

“Rechazamos el cambio al marco jurídico existente y bajo el cual hemos hecho importantes inversiones en el país, cambios que afectan elementos tan indispensables como el derecho a la propiedad privada y la certeza jurídica necesaria para la promoción de inversiones en el país”, consideró Claro en su comunicado.