CARACAS (AP) — El presidente Nicolás Maduro anunció que a partir del martes se venderá la gasolina en 85 municipios de ocho estados fronterizos de Venezuela mediante un sistema electrónico con varias medidas de seguridad para evitar el contrabando a los países vecinos.

En una transmisión en cadena de radio y televisión, el mandatario indicó que en un principio el nuevo sistema de cobro será sometido a pruebas por 15 días en ocho de los 23 estados el país: El sureño de Bolívar, limítrofe con Brasil; los de Delta Amacuro, Falcón y Sucre, en el Caribe venezolano, y en los estados occidentales de Amazonas, Apure, Táchira y Zulia, fronterizos con Colombia.

Particularmente "este nuevo sistema tiene el objetivo de cortarles las manos a las lacras (depravados) colombianas que nos roban la gasolina y que se llevan miles de millones de dólares de gasolina que le pertenecen a Venezuela", afirmó el mandatario el lunes en la noche.

Maduro decidió aumentar los precios del combustible en Venezuela a niveles internacionales para resolver las distorsiones económicas debido a que prácticamente se regala, y para acabar con el contrabando de gasolina y otros derivados del petróleo a Colombia, el norte de Brasil y el Caribe. En la actualidad, con el precio de un kilo de azúcar, fijado en 32 bolívares soberanos, se pueden adquirir 3,2 millones de litros de uno de los dos tipos de gasolina que se comercializan en el mercado interno venezolano.

Una vez que se haya comprobado la efectividad del sistema de pago "estableceremos el sistema de subsidio y se colocará el precio de la gasolina", agregó Maduro.

Los dispositivos cuentan con lectores para el pago electrónico, e incluyen una serie de filtros de seguridad, como detectores de huellas digitales para garantizar que un subsidio directo a los venezolanos llegue sólo a aquellos que poseen el llamado "carnet de la patria", un instrumento de identificación creado para tener acceso a los programas sociales del gobierno.

No quedó claro cuándo se extenderá el nuevo sistema de cobro a todos los municipios del país.

La gasolina de Venezuela, la más barata del mundo, es un tema muy sensible desde 1989, cuando se desató una revuelta popular a raíz de un incremento a los precios de los combustibles ordenado por el entonces presidente Carlos Andrés Pérez. Murieron alrededor de 300 personas.

Maduro ha reconocido que la petrolera estatal PDVSA pierde varios miles de millones de dólares anuales por la diferencia que cuesta producir la gasolina y el precio a que se vende. Además ha dicho que se calcula que el país pierde unos 18.000 millones de dólares por el contrabando a Colombia y al Caribe.

El aumento en los precios de la gasolina y otras medidas forman parte de un programa de "recuperación" que busca enfrentar la severa crisis económica que agobia a los venezolanos, signada por la escasez de productos básicos y una inflación que alcanzará el millón por ciento a fines de este año, de acuerdo con estimaciones del Fondo Monetario Internacional.