HARARE, Zimbabue (AP) — ¿Quién manda en Zimbabue? ¿Qué fue lo que pasó? Vistazo a las figuras centrales de un drama político que tiene al presidente Robert Mugabe, el jefe de estado más anciano del mundo, bajo custodia militar.

___

EL PRESIDENTE

El astuto político de 93 años encabezó la rebelión contra un gobierno de minoría blanca en esta nación del sur de África en 1980 y es el único líder que ha conocido buena parte de la población. A pesar de los crecientes indicios de fragilidad --se ha quedado dormido en reuniones, tropezado y hecho prolongados viajes al exterior por razones médicas-- ha logrado sobrevivir a múltiples elecciones y a sanciones de Estados Unidos. Parece haber cometido un gran error la semana pasada al echar al vicepresidente Emmerson Mnangagwa, un viejo aliado que tiene el apoyo de los militares. La medida hizo pensar que se estaba despejando el camino para que la primera dama Grace Mugabe sucediese a su marido, después de asumir la vicepresidencia del partido de gobierno en una conferencia el mes que viene.

___

PRIMERA DAMA GRACE MUGABE

La primera dama, de 52 años, conoció a Mugabi hace años, cuando trabajó como secretaria en su despacho. Tuvo una relación con el mandatario que produjo un hijo y se casó con él tras la muerte de la primera esposa del presidente. En los últimos años adquirió un gran peso político y ha dijo abiertamente que le interesa ser presidenta, desafiando incluso a su marido a que nombre un sucesor. Es una feroz defensora de su esposo y declaró que podría postularse como “cadáver” y ganar. La primera dama, no obstante, no es demasiado popular y muchos en esta nación pobre no ven con buenos ojos sus despilfarros en momentos en que la economía se viene abajo. De todos modos, parece tener el apoyo del ala juvenil del partido de gobierno y encabezó un sector de dirigentes de 40 y 50 años que surgen como alternativa a una camada mayor.

___

EX VICEPRESIDENTE EMMERSON MNANGAGWA

Apodado el “cocodrilo” por su mirada intensa y su crueldad, la figura que parecía llamada a suceder a Mugabe pasó a ser blanco de insultos del mandatario y de su esposa en las últimas semanas. Mugabe lo despidió la semana pasada, acusándolo de complotar para tomar el poder mediante brujerías. Mnangagwa, de 75 años y otro veterano de la lucha por la independencia de la minoría blanca de Rhodesia, fue ministro de defensa y goza de fuerte apoyo entre los militares. Escapó de Zimbabue en respuesta a amenazas contra él y su familia, según dijo, y no se conoce su paradero. Tanto el ejército como el influyente sector de veteranos de la guerra le dieron su respaldo.

___

COMANDANTE DEL EJÉRCITO CONSTANTINO CHIWENGA

Unas declaraciones sin precedentes del jefe del ejército advirtiendo que no se hiciese una purga de partidarios de Mnangagwa y de otros veteranos de la guerra desató el actual drama. Los comentarios del militar de 61 años generaron las primeras fisuras conocidas entre Mugabe y los militares y dejaron al país en vilo. El martes aparecieron vehículos blindados en las afueras de la capital, aumentó la agitación durante la noche y el jefe del ejército terminó anunciando por los medios oficiales que Mugabe y su familia estaban bajo custodia.