JERUSALÉN (AP) — Policías israelíes iniciaron el martes el desalojo de varios colonos judíos de 15 viviendas construidas de forma ilegal en terrenos palestinos de propiedad privada en Cisjordania.

Decenas de habitantes del enclave protestaron en contra de la evacuación, y algunos de ellos lanzaron piedras y botellas contra los policías. El portavoz policial Micky Rosenfeld dijo que tres oficiales resultaron levemente heridos y que dos manifestantes fueron arrestados.

Activistas contrarios a la evacuación además bloquearon la vía hacia Jerusalén, provocando enormes congestionamientos de tránsito.

Rosenfeld aseguró que la evacuación se logró prácticamente sin sobresaltos y que la mayoría de las familias dejaron sus casas sin oponer resistencia.

Se vaticina que tras la evacuación, las fuerzas israelíes demolerán las estructuras que constituyen el asentamiento no autorizado de Netiv HaAvot. El gobierno dijo que compensará a los residentes y reconstruirá sus casas en terrenos cercanos que no sean de propiedad privada.

El Tribunal Supremo de Israel ordenó el desahucio en 2016 porque las viviendas se construyeron sobre terrenos palestinos privados.

Israel arrebató Cisjordania a Jordania, junto con Jerusalén Este en la guerra de 1967. Unos 600.000 colonos viven allí en la actualidad. La mayor parte de la comunidad internacional considera los asentamientos ilegales o ilegítimos.

Los palestinos ansían esos territorios, además de la Franja de Gaza en el sur, para un futuro estado.

Una ley israelí aprobada el año pasado legalizando decenas de puestos de avanzada erigidos en Cisjordania está siendo cuestionada ante la Corte Suprema de Israel.