DALLAS (AP) — Un agente del FBI dijo el martes que la dependencia investiga la muerte de un agente miembro de la Patrulla Fronteriza y las severas lesiones que sufrió otro como una “potencial agresión”, pero no descartan que se hayan lastimado de otra forma.

Los investigadores aún intentar “recabar los hechos”, pero actualmente tratan el caso como una agresión a un agente federal, dijo el agente especial a cargo, Emmerson Buie Jr., en conferencia de prensa.

Las declaraciones se dan más de dos días después de que el agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus iniciales en inglés) Rogelio Martinez falleció tras sufrir lesiones traumáticas en la cabeza y huesos rotos mientras se encontraba de turno, y después de que varios políticos describieron su muerte como resultado de un ataque.

Martinez falleció el domingo y su compañero, cuyo nombre no se ha dado a conocer, resultó gravemente herido. Fueron encontrados la tarde del sábado en una alcantarilla ubicada a unos 50 kilómetros (30 millas) de la frontera con México, y a unos 175 kilómetros (110 millas) al sureste de El Paso, Texas.

Durante su conferencia de prensa, Buie y el jefe interino de la Patrulla Fronteriza, Victor Velazquez, no señalaron las razones por las que creen que los agentes fueron víctimas de un ataque.

Las autoridades no han dicho si cuentan con sospechosos. El estado de Texas ofrece una recompensa de 20.000 dólares por información que lleve a un arresto o condena, y el martes el FBI aportó 25.000 dólares adicionales.

Un agente federal con conocimiento de la investigación dijo a The Associated Press que Martinez pudo haber caído en la cloaca. El agente dijo que el compañero de Martinez, quien solicitó ayuda por radio, se recupera en un hospital y no recuerda lo sucedido. El agente habló bajo condición de anonimato al no contar con autorización para discutir el asunto de manera pública. Señaló que el incidente ocurrió al anochecer en una zona en la que se sabe que existe actividad del narcotráfico y en donde los agentes a menudo buscan drogas en las cloacas.

Rush Carter, supervisor de la Patrulla Fronteriza en la región en la que se incluye el área del incidente, dijo la noche del lunes que los reportes de un ataque son “especulaciones”. Pero varios funcionarios electos, incluido el presidente Donald Trump, se refieren así a lo ocurrido.

Cuando se le preguntó sobre las declaraciones del presidente, Buie dijo el martes que no ha informado a Trump sobre la investigación.

Una portavoz del FBI dijo el domingo al San Antonio Express-News que a los agentes “no se les disparó”, pero no reveló más detalles.

La madre de Martinez, Elvia Martinez, dijo el martes a The Associated Press que ella y su esposo también están a la espera de información. Dijo que aún no conoce ningún detalles sobre las circunstancias en torno a la muerte de su hijo.