DAKAR, Senegal (AP) — Una fosa común fue descubierta en el centro de Mali días después de una serie de arrestos por las fuerzas armadas que respondían a los ataques yihadistas crecientes, dijo Amnistía Internacional el martes.

Se temen abusos crecientes por parte de los militares que intentan frenar la expansión del extremismo en la nación africana occidental.

Habitantes de la aldea de Dogo identificaron seis cadáveres en la fosa común como de gente que fue arrestada por los militares el 22 de marzo, dijo Amnistía, y añadió que las víctimas aparentemente tenían los ojos vendados.

“Las fuerzas militares que combaten a los grupos armados también han cometido crímenes bajo el derecho internacional como ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzosas y arrestos arbitrarios”, dijo el grupo defensor de los derechos humanos.

El 21 de febrero, soldados arrestaron a nueve hombres en Dareslam y se los llevaron con los ojos vendados. Dos hombres del grupo étnico bambara fueron liberados, pero siete hombres peulh siguen desaparecidos.

La misión de Naciones Unidas en Mali ha informado de la desaparición de al menos 43 personas, víctimas de las fuerzas de seguridad, durante operaciones antiextremistas entre mayo y junio del año pasado.