VARSOVIA, Polonia (AP) — Los últimos sobrevivientes de los polacos cristianos que ayudaron a judíos durante el Holocausto pidieron el lunes a las autoridades polacas e israelíes que vuelvan a una senda de “diálogo y reconciliación”, en medio de la acritud y la crisis diplomática desatada por una nueva ley polaca que penaliza algunas formas de expresión sobre el Holocausto.

La misiva estaba dirigida a los gobiernos y parlamentos de Israel y Polonia.

La firmaban 50 polacos que se describieron como los últimos sobrevivientes de los más de 6.700 polacos reconocidos por el organismo israelí Yad Vashem como “justos entre las naciones”, gentiles que pusieron en peligro su vida para ayudar a judíos durante el Holocausto.

En su carta, dijeron oponerse a que se siembren divisiones entre polacos y judíos y pidieron un “futuro basado en la amistad, la solidaridad y la verdad”.