BEIRUT (AP) — Seis civiles sufrieron complicaciones respiratorias y otros síntomas indicativos de inhalación de gas tóxico tras un ataque de Turquía sobre el enclave sirio de Afrin, controlado por kurdos, dijeron el sábado medios sirios kurdos y la agencia estatal de noticias de Siria.

Médicos en Afrin señalaron que el hospital atendió seis casos de personas aquejadas de insuficiencia respiratoria, vómitos y erupciones cutáneas, según fueron citados por los medios. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo con sede en Gran Bretaña que monitorea el conflicto, también citó a medios locales en su reporte.

Las denuncias no pudieron confirmarse de forma independiente. Videos emitidos desde el hospital mostraron a pacientes con máscaras de oxígeno que no presentaban otros síntomas de inhalación de gases como espasmos, vómitos o arrojar espuma por la boca.

Según la información publicada el sábado por la agencia siria SANA, Turquía disparó varios proyectiles que contenían “sustancias tóxicas” sobre una aldea de Afrin el viernes en la noche, provocando síntomas de asfixia a seis civiles.

El ejército de Turquía repitió en un comunicado semanal publicado el sábado que no usa “municiones prohibidas” internacionalmente en su ofensiva en Afrin. “Las fuerzas armadas turcas no tienen munición de ese tipo en su inventario”, agregó la nota.

Las fuerzas turcas señalaron además que son cuidadosas para no dañar a civiles y solo atacan a “terroristas” y sus posiciones en la región de Afrin.

Ankara lanzó una ofensiva aérea y terrestre sobre Afrin, en el noroeste de Siria, el pasado 20 de enero. El objetivo de la operación es expulsar a la milicia kurda Unidades de Protección Popular, o YPG, del enclave, explicó. Turquía considera que el grupo es una organización terrorista y una extensión de los insurgentes kurdos que combaten en suelo turco.

SANA, además de medios kurdos como Kurdistan 24, publicaron las palabras del doctor Khalil Sabri en el hospital de Afrin, quien dijo que el ataque se produjo en la aldea de Aranda y que las víctimas sufrieron problemas para respirar, erupciones en la piel, vómitos y presión baja.