LIMA, Perú (AP) — Pese a casi no tener vuelos directos con destino a África ni ningún contagiado con el virus del ébola, varios países de América del Sur han empezado a tomar medidas para detectar el arribo de la epidemia con un mayor control en aeropuertos, puertos y cruces terrestres.

También activaron alertas en sus laboratorios para detectar la enfermedad.

En Lima el gobierno peruano anunció el martes que un laboratorio de bioseguridad diagnosticará a personas con síntomas de la enfermedad en 24 horas, informó el biólogo Ernesto Bustamante, jefe del Instituto Nacional de Salud.

El laboratorio cuenta con tecnología que impide que el virus se propague al hacer los exámenes pues cuenta con presión negativa, que impide que el virus salga de la instalación, explicó Bustamante.

En Bolivia, un país de tránsito de ciudadanos africanos que se dirigen a Brasil y Argentina, se declaró el martes el alerta sanitario y reforzó los controles médicos en aeropuertos y pasos fronterizos. El ministro de Salud, Juan Carlos Calvimontes, dijo que el alerta tiene por fin "reforzar los anillos de seguridad".

Más médicos han sido instalados en las zonas de ingreso de personas del exterior para ofrecer servicios sanitarios y de vigilancia, dijo el jefe de Epidemiología, Rodolfo Rocabado.

Desde el sábado, Brasil comenzó a transmitir un mensaje en los aeropuertos con recomendaciones a pasajeros de vuelos internacionales donde piden a los pasajeros internacionales con síntomas como fiebre, vómito, diarrea o tos que busquen atención médica e informe al personal de salud de los países por los que ha viajado.

Las autoridades brasileñas han minimizado los riesgos de que se propague el virus y el ministro de Salud, Arthur Chioro, dijo que no hay mayor riesgo, pero que incluso así se reforzó la vigilancia sanitaria en puertos y aeropuertos.

Panamá, que cuenta con uno de los aeropuertos de mayor movimiento en Centroamérica, activó equipos de respuesta rápida local y regional en sus aeropuertos, puertos y puntos de ingreso, ante cualquier sospecha de contagio.

El ministerio de Salud panameño dijo la víspera que verificará que se cumplan los protocolos establecidos en los puntos de entrada al país y que incluyen fijar lugares de aislamiento en embarcaciones que tengan enfermos, definir rutas críticas de manejo y traslado de viajeros con sospecha de afectación a los hospitales.

Por su parte, desde el jueves Argentina tomó medidas y el Ministerio de Salud informó que ante el eventual arribo de personas con síntomas serán trasladados al Hospital de Alta Complejidad 'Néstor Carlos Kirchner', ubicado 25 kilómetros al sur de la capital, o al Hospital de Pediatría 'Juan P. Garrahan' de Buenos Aires.

El país cuenta con un registro de los barcos mercantes extranjeros que tocan puerto en el país y el estudio de los casos, si se presentan, quedará a cargo del Laboratorio Nacional Carlos Malbrán. Las autoridades de la provincia de Buenos Aires, que reúne un tercio de la población de Argentina, informaron que seis de sus hospitales están preparados para recibir a posibles infectados.

En Paraguay las autoridades ordenaron el martes que los africanos que ingresen al país sólo lo hagan por el aeropuerto capitalino de Asunción y no por puestos fronterizos con Argentina, Bolivia y Brasil.

Entre enero y junio pasado ingresaron 280 angoleños desde Brasil para realizar estudios de postgrado en universidades de Asunción aunque el Ministerio de Salud informó que al momento no se registró ni un sólo caso de enfermedad.

En Uruguay, entre tanto, las autoridades han indicado a sus soldados que están en misiones de paz en África que eviten cualquier contacto con los países afectados por la epidemia, así como medidas de precaución y detalles sobre el contacto con los cadáveres para evitar contagios.

Los soldados están en su mayoría en Congo, pero también hay tres en Sierra Leona, uno de los focos de la epidemia.

Ecuador puso en marcha las recomendaciones internacionales de vigilancia en establecimientos de salud, aeropuertos y otros puntos de entrada al país, así como eventuales pruebas en el laboratorio del Instituto Nacional de Salud Pública e Investigación para detectar casos sospechosos.

En Venezuela, el ministro de Salud, Francisco Armada, anunció el martes en una radio estatal que el país elevó un alerta sanitario y aunque desde el territorio venezolano no hay vuelos regulares a esos países africanos se acordó suspender los viajes a esas zonas.

La Organización Mundial de la Salud decretó una emergencia sanitaria mundial y exhortó a los países a tomar previsiones para evitar la expansión del ébola.

___

Los corresponsales de la AP Almudena Calatrava en Argentina, Adriana Gómez Licón en Brasil, Carlos Valdez en Bolivia, Libardo Cardona en Colombia, Gonzalo Solano en Ecuador, Juan Zamorano en Panamá, Pedro Servín en Paraguay y Leonardo Haberkorn en Uruguay contribuyeron a este despacho.