VALLETTA, Malta (AP) — El arzobispo de Malta les advirtió el viernes a los que mataron a una reportera investigadora con una bomba plantada en su coche que “nunca escaparán a la justicia de Dios”, y exhortó a otros periodistas a que busquen la verdad sin temor.

El arzobispo Charles Scicluna celebró la misa de exequias de Daphne Caruana Galizia, de 53 años, en la iglesia más cercana a donde vivía la mujer oriunda de Malta antes de que la bomba estallara mientras conducía su automóvil el 16 de octubre. Más de 1.500 dolientes llenaron el recinto, y varios cientos más escucharon desde la plaza en el exterior.

Entre los presentes estaban su esposo, sus tres hijos adultos y Antonio Tajani, presidente del Parlamento europeo. Altos funcionarios del gobierno maltés y personajes de la oposición no acudieron a petición de la familia de Caruana Galizia.

La familia ha criticado abiertamente al gobierno por no lograr erradicar la clase de corrupción que la periodista cubría en su blog, el cual era de lectura obligada en esta pequeña nación insular del Mediterráneo.

Aunque los investigadores aún no hacen ningún arresto en el caso, Scicluna exhortó a los asesinos de Caruana Galizia a que “se arrepientan antes de que sea demasiado tarde”.

“Quienquiera que haya participado, de una forma o de otra, en el asesinato de Daphne, tengo que decirle esto: por mucho que se esfuerce en evadir a la justicia de los hombres, nunca escapará a la justicia de Dios”, afirmó.

Y, dirigiéndose a los periodistas colegas de ella, el arzobispo les pidió que “no tengan miedo”.

“Los aliento a nunca cansarse en su misión de ser los ojos, los oídos y la boca de la gente. Hagan esto sin miedo y con un respeto total por la verdad”, afirmó Scicluna. “Queridos periodistas, los necesitamos. Necesitamos gente en la profesión de ustedes que no esté encadenada, que sea libre, inteligente, inquisitiva, honesta, serena; que esté a salvo y protegida”.