NUEVA YORK (AP) — Un ex juez que fungió como secretario general de la federación de fútbol de Guatemala se convirtió en el primer individuo sentenciado en Estados Unidos por el escándalo de corrupción de la FIFA al recibir una condena de ocho meses en prisión.

Héctor Trujillo, de 63 años, fue sentenciado el miércoles por la jueza Judge Pamela K. Chen en un tribunal federal en Brooklyn. Trujillo se había declarado culpable de fraude electrónico y conspiración en junio. La jueza también ordenó que pague una indemnización de 415.000 dólares.

La jueza dijo que los 175.000 dólares en sobornos que Trujillo recibió entre 2009 y 2016 para asegurar contratos de marketing deportivo de una empresa de Miami a la federación fue un dinero “debió invertirse en la construcción de canchas de fútbol en barrios pobres” o comprar uniformes.

Trujillo dijo que traicionó su conciencia. Habló con voz entrecortada al pedirle perdón al juez, diciendo que ya ha sufrido bastante.

Añadió que su detención “abochornó” a su familia tras una trayectoria en la que salió de la pobreza hasta llegar a convertirse en magistrado alterno en la Corte de Constitucionalidad de Guatemala, para luchar contra la corrupción e injusticia.

“Mi intención cuando llegué a la federación no fue codicia o beneficio personal”, dijo.

Sin embargo, añadió, razonó que los sobornos eran la recompensa de años de buen trabajo.

“Me cegué”, dijo Trujillo. “Al reflexionar, puedo entender la magnitud del penoso error que he cometido”.

La fiscalía pidió que Trujillo cumpliera más de tres años de prisión. Los abogados de la defensa pidieron que no se le condenara a prisión por los delitos entre 2009 y 2016.

El fiscal adjunto Paul Tuchmann dijo que Trujillo era similar a las decenas de acusados en el escándalo “porque cree que este es un crimen sin víctimas. No es un crimen sin víctimas”.

Tuchmann señaló que esa actitud ha sido el eterno problema con los jerarcas del fútbol en todo el mundo.

“Esa cultura de corrupción tiene que ser frenada y ser desalentada”, indicó.

El abogado defensor Florian Miedel pidió que Trujillo no pasara más tiempo en la cárcel tras el mes en el que estuvo tras las rejas, luego que fue detenido en diciembre de 2015 en Puerto Cañaveral, Florida, durante un crucero de Disney. Libre con una fianza de 4 millones de dólares, ha estado residiendo en Miami.

Miedel describió a Trujillo como “el menos culpable” de los 40 implicados en el escándalo en el continente americano, y quienes han sido acusados o aceptado ser culpables desde 2015. Muchos de los cargos son por sobornos que se repartieron para obtener los derechos de transmisión de torneos regiones y de las eliminatorias de la Copa del Mundo.

En lo documentación del tribunal, Miedel resaltó que entre los 27 jerarcas acusados en el caso se encuentran individuos que fueron presidentes de las federaciones de fútbol en Honduras, Nicaragua, Panamá, Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Paraguay, Perú, Ecuador, Bolivia, Brasil, Venezuela y Uruguay.

“La FIFA necesitaba de un serio llamado de atención”, dijo.