FORT MEADE, Maryland, EE.UU. (AP) — Dos de las tres personas que se encontraban en una SUV que intentó ingresar sin autorización a terrenos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) han quedado en libertad, informó un vocero del FBI el jueves.

La policía de la NSA entregó a la persona restante a la comisaría del condado de Howard porque estaba denunciada por atraso en los pagos de la cuota de alimentación de un niño, dijo Dave Fitz, vocero de la oficina del FBI en Baltimore.

El hombre, Javonte Alhajie Brown, de 24 años, recuperará la libertad en las próximas horas, dijo el agente Christopher Adams.

Fitz dijo que la investigación del FBI busca determinar por qué el vehículo negro con tres personas trató de ingresar a la sede supersecreta de la agencia de espionaje.

Los investigadores estudian la teoría de que el vehículo tomó la salida equivocada de la autopista y fue a parar a la puerta de la NSA.

“El FBI sigue creyendo que el enfrentamiento de ayer fue un incidente aislado”, dijo Fitz en un comunicado. “Nuestra investigación continúa y no vemos un nexo con el terrorismo”.

Ante la aparición no autorizada del vehículo el miércoles por la mañana se produjeron disparos. El conductor fue hospitalizado, aunque agentes de la NSA y el FBI dijeron que las balas no provocaron heridas.

Las autoridades no han dado a conocer los nombres de los individuos implicados. El agente a cargo de la oficina del FBI en Baltimore, Gordon Johnson, dijo el miércoles por la tarde que eran hombres, pero no reveló sus edades.

La NSA se encuentra en una zona suburbana boscosa cerca de Washington. La autopista tiene una salida especial para los empleados de la agencia, pero suele suceder que los conductores la toman por error y se encuentran en la entrada fortificada. La mayoría de los conductores siguen las instrucciones de los agentes federales fuertemente armados para evitar problemas.

A principios de 2015, dos personas fueron baleadas por la policía de la NSA cuando desobedecieron las órdenes frente a la entrada. El conductor murió en el lugar.

Un agente de la NSA y un transeúnte civil resultaron heridos en el incidente del miércoles. Ambos fueron hospitalizados, pero sus heridas no eran graves, dijo Johnson.