PARÍS (AP) — Tras quedarse con 10 hombres y mostrar un desempeño deficiente, el París Saint-Germain requirió de un autogol del defensa Mathieu Debuchy en los descuentos para rescatar el viernes un empate 1-1 ante el Saint-Etienne en la liga francesa.

El infortunado gol de Debuchy significó para el PSG un punto que lo acerca a la conquista de su quinto título de liga en seis años, tras un encuentro que se complicó más de lo previsto ante el conjunto con más títulos en Francia (10), que tomó la delantera mediante un tanto de Remy Cabella.

PSG ostenta una ventaja de 17 puntos sobre Mónaco, el campeón defensor, que recibe a Nantes este sábado.

Saint-Etienne fue el mejor equipo sobre la cancha, pero desaprovechó varias oportunidades de ampliar su delantera y de conseguir lo que hubiera sido su primera victoria en casa ante el PSG en 10 años.

Ante un determinado conjunto local, que plantó un sólido bloque defensivo, el equipo parisiense tuvo dificultades para controlar el balón, y tuvo suerte de irse al descanso con una desventaja mínima, resultado del tiro de Cabella a los 17 minutos.

Cabella, cedido a préstamo por el Marsella, aprovechó una mala marca de los visitantes, que no alcanzaron a despejar un centro de Debuchy en el área.

Pese a quedar en desventaja, el PSG se mostró apático y desorganizado, sin realizar una sola buena jugada de ataque. Y a los 41 minutos se le vino la noche con la expulsión de Presnel Kimpembe, por una falta sobre Romain Hamouma.

PSG presionó en los últimos minutos y obtuvo su recompensa cuando un centro de Kyliam Mbappe rebotó en una rodilla de Debuchy y se fue a las redes.