WASHINGTON (AP) — Un juez federal asestó el sábado un duro golpe a un plan del presidente estadounidense Donald Trump para concretar un gobierno “más eficiente” al determinar que las principales disposiciones de tres órdenes ejecutivas recientes “socavan el derecho de los empleados federales a tener un contrato colectivo” bajo la ley federal.

El juez federal Ketanji Brown Jackson señaló que Trump se había “excedido en su autoridad” al emitir esas órdenes.

La Casa Blanca no hizo declaraciones sobre el asunto y remitió las preguntas al Departamento de Justicia, el cual indicó que revisa el fallo del juez y considera opciones. Los sindicatos de los empleados federales que habían interpuesto demandas contra la autoridad ejecutiva de Trump en este caso celebraron el fallo.

“La acción ilegal de Trump fue una agresión directa contra los derechos legítimos y protecciones que el Congreso ha garantizado específicamente a los empleados del sector público en todo el país que mantienen funcionando a nuestro gobierno federal todos los días”, dijo J. David Cox Sr., presidente nacional del mayor sindicato de empleados federales, el American Federation of Government Employees (Federación de Empleados de Gobierno de Estados Unidos).

La organización de Cox, que representa aproximadamente 700.000 de los cerca de dos millones de trabajadores federales, fue la primera en desafiar las órdenes ejecutivas al presentar dos demandas legales.

Las órdenes ejecutivas, emitidas por la Casa Blanca en mayo, abarcaban derechos del contrato colectivo, sistema del trámite de quejas y uso de "tiempo oficial".

Andrew Bremberg, el asesor del presidente para política nacional, dijo en su momento que las órdenes promoverían “un gobierno más eficiente" al reformar las normas de servicio civil a fin de facilitarlas con el retiro de empleados de bajo desempeño y garantizar que los dólares de los contribuyentes sean utilizados con mayor eficiencia.