AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

“Solo animales pueden vivir aquí”: bahameños aguardan ayuda

September 6, 2019
1 of 3
Personas esperan en el puerto Marsh Harbour para ser transportadas a Nassau, en Ábaco, Bahamas, el viernes 6 de septiembre de 2019. (AP Foto/Gonzalo Gaudenzi)
1 of 3
Personas esperan en el puerto Marsh Harbour para ser transportadas a Nassau, en Ábaco, Bahamas, el viernes 6 de septiembre de 2019. (AP Foto/Gonzalo Gaudenzi)

ÁBACO, Bahamas (AP) — Con sus escasas posesiones en un bolso y carritos de supermercado, cientos de personas desesperadas se reunieron en el puerto de Gran Ábaco el viernes con la esperanza de salir de la isla devastada por el huracán, conforme iba tomando forma el esfuerzo de apoyo internacional.

“Aquí es un caos”, dijo Ge Rolle, obrero de la construcción de 44 años que aguardaba junto con su esposa un bote que los llevara a Nassau, la capital”. “El gobierno hace lo que puede, pero me parece que no hace lo suficiente para evacuar a las personas. No es habitable para nadie. Solo los animales pueden vivir aquí”.

La búsqueda de víctimas y sobrevivientes continúa, cinco días después de que Dorian azotó las Bahamas con vientos de hasta 295 kilómetros por hora (185 millas por hora) que destruyeron innumerables viviendas. Las autoridades dicen que se ha confirmado la muerte de 30 personas, pero que sin duda aumentará la cifra.

En el puerto, algunas de las personas haciendo fila atrás de una cinta amarilla llegaron desde la 1 de la madrugad con la esperanza de ser transportados a la capital Nassau.

“Pronto será una locura”, dijo Serge Simon, de 39 años, chofer de un camión de hielos, mientras esperaba con su esposa y dos hijos, de 5 meses y 4 años. “No hay alimento, no hay agua. La gente va a empezar a enfermarse”.

Todavía no había desalojos organizados por el gobierno, pero la Real Fuerza de Defensa de las Bahamas ayudó a la gente a subir a un barco de 42 metros de largo (139 pies) que fue a recoger a sus empleados y tenía espacio para 160 personas más.

Los reunidos esperaban pacientemente mientras los marineros separaban a mujeres de niños para permitirles subir primero, seguidos por los hombres.

“Nuestra impresión es que la gente quiere salir de Ábaco”, dijo el oficial a cargo del navío, el teniente William Sturrup.

Un buque de la armada británica anclado en la costa envió en una lancha de desembarco frazadas y 500 cajas de raciones de alimentos para familias, entre otros artículos. Dos yates privados también llevaron ayuda, incluidos camastros y botellas de agua.

Sturrup dijo que el navío de la armada regresaría después con más apoyo y que una lancha de desembarco de 64 metros de largo (210 pies) de la Real Fuerza de Defensa de las Bahamas llegaría durante la tarde con camiones y provisiones.

Una serie de organizaciones y compañías, entre ellas Naciones Unidas, Royal Caribbean y American Airlines, se movilizaron para enviar alimentos, agua, generadores, pañales, linternas y otras provisiones de apoyo.

___

Los periodistas de Associated Press Dánica Coto en San Juan, Puerto Rico; Marko Alvarez en Freeport, Bahamas; y Kelli Kennedy en Fort Lauderdale, Florida, contribuyeron a este despacho.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.