Al menos tres docenas de reclutas inmigrantes que fueron dados de baja del Ejército de Estados Unidos después de enlistarse con la promesa de obtener una vía para su naturalización, fueron reinstalados en el servicio militar, de acuerdo a registros de la corte presentados el lunes.

Desde el 17 de agosto, el Ejército estadounidense ha reinstalado a 32 reservistas, y revocó órdenes de baja de otros seis reclutas que entablaron una demanda. Otras 149 bajas han sido suspendidas y están bajo revisión, dijo el asistente adjunto de Reclutamiento y Retención del Ejército, Linden St. Clair.

La reinstalación se dio después de que The Associated Press publicó a principios de julio un reportaje en el que se revelaba que decenas de inmigrantes enlistados estaban siendo dados de baja o se les cancelaban sus contratos. Algunos de ellos dijeron que no se les dio un motivo para darlos de baja. Otros indicaron que el Ejército les informó que habían sido marcados como riesgos a la seguridad debido a que tenían familiares en el extranjero o porque el Departamento de Defensa no completó sus revisiones de antecedentes.

Se enlistaron bajo el programa especial de reclutamiento llamado Ingresos Militares Vitales para el Interés Nacional (MAVNI por sus siglas en inglés), para incrementar el número de soldados con capacidades fundamentales médicas o de lenguaje.

Las reinstalaciones se dan semanas después que el Ejército cambió su postura y suspendió, al menos temporalmente, las bajas.