SAO PAULO (AP) — Más de 3.500 soldados brasileños ocuparon una serie de barrios pobres en el norte de Río de Janeiro el sábado con el fin de combatir el aumento en la violencia.

Las tropas ingresaron a las favelas Complexo do Lins y Camarista Meier en la madrugada. El ministro de Defensa Raul Jungmann dijo a Globo TV que se quedarán allí tanto tiempo como sea necesario.

La semana pasada, 8.500 soldados fueron enviados a Río para combatir pandillas criminales, las cuales controlan muchos de los barrios pobres de la ciudad. La televisión brasileña transmitió imágenes de soldados armados con fusiles automáticos sentados sobre tanques mientras patrullaban los vecindarios.

La creciente violencia en Río ha hecho que las autoridades reconozcan en las últimas semanas que gran parte de la ciudad está fuera de su control.