NUEVA YORK (AP) — Ya alcanzó su mejor posición histórica como el número tres del mundo. ¿Se anima Juan Martín del Potro dar otro salto?

Escalar posiciones es algo que el argentino prefiere aparcar.

“No es algo que lo tenga en mente”, dijo del Potro tras avanzar el miércoles a la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos con una solvente victoria 6-3, 6-1, 7-6 (4) ante el estadounidense Denis Kudla. “Siempre he dicho que el ranking ha dejado de estar en mis prioridades por todo lo que me ha pasado y como en primer lugar volver a disfrutar todo esto”.

Todo lo que le ha pasado es bien sabido: cuatro cirugías de muñeca, tres en la izquierda. Su carrera corrió auténtico peligro.

Pero aquí está, de tercero en el escalafón de la ATP desde hace menos de un mes.

Su comentario obedeció a una pregunta sobre el hecho de que, desde el 25 julio de 2005, uno de los “Cuatro Fantásticos” — Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray — han copado los primeros dos puestos de la clasificación. Lleyton Hewitt fue el último no integrante del cuarto en hacerlo cuando se ubicó segundo el 18 de julio de 2005, según la ATP.

“Ser el número tres del mundo a esta altura de mi vida y de mi carrera, por todo lo que he recorrido, es especial”, dijo el argentino de 29 años.

De la tercera a la segunda plaza, actualmente ocupada por Federer, la diferencia es de 1.580 puntos. Pero el tandilense también es perseguido de cerca por Alexander Zverev, 655 puntos atrás. Y tampoco puede perder de vista a Djokovic, Kevin Anderson y Marin Cilic.

“Sé que detrás mío hay otros buenos jugadores que vienen empujando para correrme de ese lugar”, dijo Del Potro, quien defiende los puntos que obtuvo tras llegar a semifinales en el pasado US Open. “Hay una pelea muy linda y competitiva para ver cómo se termina el año. Me tocará estar donde merezca estar”.

El miércoles, para Del Potro, fue “para sobrevivir, ganar y pasar”.

A media máquina en un día de calor agobiante, el tercer cabeza de serie argentino solo debió exigirse en el tercer set frente al Kudla, 72 del ranking.

“Ojalá que el clima se ponga más fresco en los próximos días”, dijo Del Potro en la entrevista de cancha.

A media tarde, cuando le tocó salir en el estadio Louis Armstrong, el campeón del US Open se encontró con una temperatura de 36 grados centígrados (96 F) y una humedad del 45%. La sensación térmica alcanzó los 42 grados.

Del Potro sirvió 20 aces, no afrontó bolas de quiebre y dominó el partido con la autoridad de su primer saque, ganando el 85% de los puntos con ese servicio.

Su próximo rival será el español Fernando Verdasco (31er cabeza de serie), quien derrotó 7-5, 2-6, 6-4, 6-4 a Andy Murray, el campeón del US Open en 2012. Murray se perdió el torneo del año pasado por una lesión en la cadera y había avisado que no se consideraba un candidato este año debido a su falta de rodaje.

“Por ahí, el partido con Murray era un poco más esperado y también hubiera sido lindo enfrentarlo”, señaló Del Potro. Pero Verdasco también es un jugador complicado. Es zurdo, tira otros ángulos, sabe mis puntos débiles y eso seguramente me va a complicar bastante”.

Enterado de lo dicho por el argentino, Verdasco bromeó con su condición de zurdo: “Ojalá que el viernes le guste menos”.