LOS ANGELES (AP) — El actor Irrfan Khan es un astro de Bollywood y un camaleón en Hollywood que se ha movido entre ambos mundos con facilidad durante décadas, trabajando con todo el mundo, desde Mira Nair hasta Wes Anderson y Ang Lee, y robando escenas en cintas ganadoras de Oscar (“Slumdog Millionaire”) y taquillazos (“Jurassic World”) por igual. Pero todo eso ha quedado en pausa mientras se somete a un tratamiento en Londres por un tumor neuroendocrino, una rara forma de cáncer.

Aunque la vida de Khan ahora es muy diferente a lo que era apenas hace unos meses, todavía tiene películas por estrenarse en las que trabajó el año pasado, incluyendo “Puzzle”, un emotivo drama de personajes que transcurre en 11 ciudades y tiene su estreno este fin de semana.

La cinta independiente del productor nominado al Oscar Marc Turtletaub (“Little Miss Sunshine”) trata sobre una esposa suburbana sofocada, interpretada por Kelly Macdonald, que forma un vínculo con un hombre más cosmopolita (Khan) debido a su afición compartida a los rompecabezas. Es un trabajo del que Khan está inmensamente orgulloso y deseoso de hablar, pero también sabe muy bien cuán imprevisible es su vida en este momento.

Al llamarlo para esta entrevista, responde amablemente e informa que fue hospitalizado en la víspera y que si podría volver a llamarlo en 10 minutos. Por supuesto. Lo mismo ocurre cuando los médicos de Khan entran a la habitación para hablar con él y educadamente pregunta si podemos seguir al día siguiente.

A continuación, extractos de la entrevista.

AP: “Puzzle” es una cinta muy bonita, pero también es un pequeño drama que te aleja de las grandes producciones de Hollywood por las que eres conocido.

KHAN: Estuve buscando algo por mucho tiempo en el cine estadounidense, de Hollywood. Estuve buscando una experiencia personal en la que pudiera dedicarme y tener más sustancia de la que pudiera salirme de mí mismo y meterme en algo desconocido. Este personaje tiene complejidad y una rara imprevisibilidad en la que él mismo no sabe hacia dónde van las cosas y se encuentra en un estado de limbo. Tiene tantos ángulos interesantes. Estaba buscando algo más personal y redefinir mi participación en una historia, que mi alma pudiera enredarse con la historia. Uno quiere residuos, uno quiere que perdure. Así que lo tenía todo. Y la simplicidad del guion era fantástica. Era una situación compleja, pero me encanta que el modo en que sale de las bocas de los personajes es muy simple. Así que me enamoré de ella y cambié mi calendario en India y dije “lo voy a hacer”. Funcionó y realmente me encantó.

AP: ¿Cómo te sientes en general?

KHAN: He visto la vida desde un ángulo completamente diferente. Uno se sienta y ve el otro lado y eso es fascinante. Estoy metido en un viaje.

AP: Se ha conjeturado mucho en los medios sobre tu estado y has pedido a tus seguidores en redes sociales que no confíen en los reportes. ¿Qué quieres que sepa la gente sobre lo que estás pasando?

KHAN: La vida te avienta retos. Pero he comenzado a creer en el modo que esta condición me ha probado; me ha probado realmente en todos los aspectos: físico, emocional y espiritual. Me ha puesto en un estado de arrebatamiento. Al principio me sentí sacudido. No sé. Me sentí muy, muy vulnerable. Pero poco a poco, hay otra manera de ver las cosas que es mucho más poderosa y mucho más productiva y mucho más saludable y solo quiero que la gente crea que la naturaleza es mucho más confiable y uno debe confiar en eso. El problema conmigo inicialmente fue que todo el mundo estaba especulando si iba a poder salir o no de esta enfermedad. Porque no está en mis manos; la naturaleza hará lo que tenga que hacer. Solo puedo ocuparme de lo que sí está en mis manos. Y te ofrece tanto que uno se siente agradecido. El modo en que te abre las ventanas para ver la vida. Nunca hubiera alcanzado ese estado; ni haciendo meditación por 30 años lo alcanzaría. Pero este golpe repentino me ha puesto en una plataforma desde donde puedo ver las cosas de un modo completamente diferente y por eso estoy realmente agradecido. Suena raro, pero deberían confiar en la naturaleza en lugar de sentirse tristes, y confiar en que sea cual sea el resultado, será bueno y será lo mejor.

AP: ¿Cómo es tu día a día ahora? ¿Estás leyendo guiones o pensando en trabajo en lo más mínimo?

KHAN: No, estoy completamente alejado de los guiones. Esto se ha convertido en una experiencia surrealista. Mis días son imprevisibles. Solía pensar que mi vida sería así, pero nunca pude practicar la imprevisibilidad y la espontaneidad. Eso ha ocurrido ahora. No hago planes. Voy a desayunar y después de eso no tengo ningún plan. Tomo las cosas como vienen. Eso me ha ayudado mucho. No hago planes, simplemente soy espontáneo, y me encanta esta experiencia. Había algo que faltaba en mi vida. Me sentía un poco manipulado por mí mismo, por mi propia mente. Había algo en desarmonía que me estaba molestando. Y creo que esto es lo que me faltaba, esta espontaneidad. La vida es tan misteriosa y tiene tanto que ofrecer, y realmente no probamos cosas. Estoy probando y me está encantando. Estoy en un estado muy afortunado.

AP: Estás en Londres en medio de un tratamiento. ¿Puedes decirnos algo al respecto?

KHAN: Tuve mi cuarto ciclo de quimio. Tengo que hacer seis ciclos y entonces hay que hacer un escáner. Después del tercer ciclo, el escáner fue positivo. Pero tenemos que ver después del sexto escáner. Y entonces veremos a dónde me lleva. No hay garantías de vida para nadie. Mi mente puede decirme siempre que debo colgar una especie de chip en el cuello y decir, “tengo esta enfermedad y podría morir en unos meses o en uno o dos años”. O podría evitar esta conversación por completo y vivir mi vida de la manera que ésta se ofrece. Y ofrece tanto. Admito que antes iba con anteojeras; no podía ver lo que la vida me ofrecía.

AP: ¿Entonces hay una cierta claridad con esta experiencia?

KHAN: Exactamente, y la claridad llegó como un rayo. Uno deja de contemplar, deja de hacer planes, deja el ruido. Uno ve el otro aspecto de eso. Te da tanto. La vida te ofrece muchísimo. Por eso siento que no tengo otra palabra que agradecimiento. No hay más palabras, no hay más exigencias, no hay más plegarias.

___

Lindsey Bahr está en Twitter como www.twitter.com/ldbahr.