KABUL (AP) — Dos ataques en Afganistán atribuidos a los talibanes dejaron al menos 15 fuerzas del orden fallecidas, dijo un funcionario el domingo.

Zabi Amani, vocero del gobernador en la provincia norteña de Sari Pul, dijo que un ataque contra un puesto de control mató al menos a 11 paramilitares y dejó a otros dos heridos. Precisó que en el asalto a última hora del sábado fallecieron tres insurgentes, incluyendo un comandante local, y otros cuatro resultaron heridos.

Agregó que los extremistas abrieron fuego contra el puesto de control y luego atacaron a los refuerzos con una bomba al costado de la carretera.

Nadie se ha responsabilizado del ataque, pero Amani culpó al Talibán, el cual está activos en el área y controla gran parte de la provincia.

En otro atentado en la provincia oriental de Ghazni contra dos puestos de control fallecieron al menos a cuatro policías el sábado en la noche.

Arif Noori, vocero del gobernador en la provincia oriental de Ghazni, dijo que otros cinco policías resultaron heridos. Agregó que los extremistas abrieron fuego contra el puesto de control y luego atacaron a los refuerzos con una bomba al costado de la carretera.

El Talibán se responsabilizó del ataque en Ghazni. Los talibanes irrumpieron en un complejo del gobierno en otra parte de Ghazni el jueves por la noche, matando a 15 personas, incluidos tres funcionarios locales.