JERUSALÉN (AP) — Estados Unidos no tiene un cronograma fijo para presentar su plan de paz para el Medio Oriente, declaró el miércoles el asesor de seguridad nacional estadounidense, John Bolton.

Ha habido “grandes avances”, dijo Bolton, pero se negó a divulgar en qué consistía el plan o cuándo sería divulgado. En tiempos recientes el gobierno de Donald Trump ha estado contratando más asesores en temas del Medio Oriente, vislumbrando una pronta publicación de la iniciativa.

El gobierno estadounidense lleva tiempo prometiendo el mejor plan de paz para el Medio Oriente jamás logrado. Pero los palestinos descartan cualquier cooperación con el gobierno actual de Washington, desde que ese gobierno mudó a Jerusalén su embajada y debido a la parcialización de Trump hacia Israel.

En una concentración de seguidores en Virginia Occidental el martes, Trump dijo que Israel pagará “un precio” por el traslado de la embajada y que los palestinos recibirán “algo muy bueno”.

Bolton se negó a explicar los comentarios de Trump, ni a revelar qué podrían estar recibiendo los palestinos.

“El trabajo continúa”, dijo Bolton en conferencia de prensa en Jerusalén. “Hay muchas consultas y no ha habido decisión sobre un cronograma para cuándo serían anunciados los detalles del plan”.

Bolton denunció que los palestinos “han sido usados por agentes radicales durante años, para sus propios fines políticos" y que ya verán, cuando el plan sea revelado, que este gobierno estadounidense desea darles un mejor futuro.

La mayor parte de las consultas realizadas durante la visita de tres días de Bolton a Israel, sin embargo, se centraron en el tema de Irán.

Bolton ha sido un crítico estridente del acuerdo firmado entre las grandes potencias e Irán sobre las actividades nucleares iraníes, y del cual Estados Unidos se retiró hace poco tiempo. Ha insistido en que se debe presionar más a Irán para que cese su política de respaldar a grupos islamistas regionales y a que abandone su plan de desarrollar misiles balísticos.

Israel también se opone ferozmente al plan nuclear iraní, que había derogado las sanciones económicas internacionales sobre Irán a cambio de restricciones a su programa nuclear.

Bolton elogió las recientes protestas contra el gobierno en Irán pero insistió en que “el derrocamiento del régimen de Irán no es parte de la política exterior estadounidense”.