NUEVA YORK (AP) — Podría parecer “meshuga” — loco — montar un musical en una lengua que la mayoría del público no va entender, pero Tevye el lechero y su familia hablarán yiddish en una producción off-Broadway de "El violinista en el tejado" dirigida por el ganador de premios Oscar y Tony Joel Grey.

El miércoles comienzan las funciones de preestreno de esta puesta, la primera estadounidense de “El violinista” en el idioma que se supone habrían hablado sus personajes.

“Siempre supe de qué se trataba esta obra y así tuve la ‘jutzpa’ (audacia) de abordarlo”, dijo Grey durante un ensayo en el National Yiddish Theatre Folksbiene, ubicado en el Museo de la Herencia Judía en Manhattan. "Trabajamos las escenas primero en inglés para que todos entendieran a los personajes y la tercera o cuarta vez lo hicimos en Yiddish, y seguimos así”.

Habrá subtítulos en inglés y ruso para quienes no sepan la diferencia entre “schmaltz” (grasa de pollo para cocinar) y “schmutz” (basura).

“El violinista en el tejado” (“Fiddler on the Roof”) se estrenó en Broadway en 1964 con Zero Mostel en el papel protagónico de Tevye y se mantuvo en cartelera por ocho años. Desde entonces ha sido una favorita del teatro escolar y las compañías comunitarias y se ha montado en Broadway en cuatro ocasiones. Canciones como "Sunrise, Sunset" (“Amanece, anochece”) y "If I Were a Rich Man" (“Si yo fuera rico”) son conocidas incluso por personas que nunca han visto la obra.

Basada en historias de Sholom Aleichem originalmente escritas en yiddish, "El violinista” se desarrolla en 1905 en un pueblo judío en la Rusia zarista.

Una versión en yiddish traducida por el actor y escritor Shraga Friedman como "Fidler afn Dakh" se presentó en Israel en 1966, pero nunca se había montado en Estados Unidos.

En la versión yiddish del espectáculo, la canción "To Life!" no tiene que traducirse de "¡Lejaim!” (es simplemente “¡Lejaim!"), mientras que “If I Were a Rich Man" se convierte en “Ven ikh bin a Rotschild", por una historia de Aleichem sobre un hombre que se imagina como miembro de la acaudalada familia Rothschild.

La nueva producción muestra cómo las décadas de trabajo para preservar el yiddish, emprendidas por organizaciones como Folksbiene (que significa escenario del mundo en yiddish), han rendido resultados.

“Por más de una generación hemos tenido una explosión de arte y cultura contemporánea yiddish creada por músicos, poetas, dramaturgos, académicos y escritores que han estudiado el idioma y su historia así como su volumen increíble de literatura moderna y música ecléctica”, dijo Alisa Solomon, autora de "Wonder of Wonders: A Cultural History of Fiddler on the Roof" (2013).

Solomon dijo que "Fiddler" es "libre de ser ella misma de una manera en que no pudo serlo hace 50 años en ciertos círculos porque no había una cultura yiddish vibrante”.

El yiddish, que tiene orígenes alemanes con elementos del hebreo y otras lenguas, se escribe con el alfabeto hebreo y solía ser hablado por millones de judíos de Europa del este. Sin embargo fue víctima del Holocausto y la asimilación de los judíos migrantes. Isaac Bashevis Singer, ganador del Premio Nobel por sus historias escritas en yiddish, dijo célebremente que el idioma “ha estado muriendo por mil años, y estoy seguro de que seguirá muriendo por otros mil”.

Los inmigrantes en Estados Unidos construyeron una escena teatral yiddish efervescente que inició las carreras de la famosa profesora de teatro Stella Adler y de estrellas como Edward G. Robinson. El Folksbiene se fundó en 1915 y llegó a albergar a más de una decena de compañías de teatro yiddish en el barrio del Lower East Side en Manhattan. Presenta obras del repertorio yiddish así como nuevas y adaptaciones de obras literarias yiddish como "Yentl", basada en la historia de Singer "Yentl the Yeshiva Boy".

El padre de Grey, Mickey Katz, fue un músico y actor que interpretaba canciones cómicas en yiddish, pero Grey dice que no habla mucho yiddish y ha estado aprendiendo mientras ensaya.

Grey observó a los actores ensayar la escena de “El violinista” en la que Tevye accede a que el carnicero Lazar Wolf se case con su hija mayor. Para un no hablante de yiddish, las palabras más fáciles de entender eran “schnapps” y vodka.

El actor de 86 años es más conocido por su papel de maestro de ceremonias en "Cabaret", un musical que increíblemente convirtió el ascenso de Hitler en entretenimiento popular.

"Le da toda una dimensión diferente en términos de su conocimiento teatral y sentido”, dijo Zalmen Mlotek, el director artístico de Folksbiene. "Es una experiencia”.