CHICAGO (AP) — Las salas de emergencias de hospitales son usualmente el sitio donde muchos pacientes reciben opioides poderosos, pero ¿qué pasaría si los médicos simplemente ofrecen analgésicos comunes?

Un nuevo estudio que probó ese enfoque en pacientes con fracturas y esguinces concluyó que los analgésicos como Tylenol y Motrin combatieron dolores fuertes con similar efectividad que los opioides.

Los resultados cuestionan prácticas comunes en salas de emergencias para tratar dolores severos a corto plazo y pudieran motivar cambios que ayudarían a prevenir adicción entre los pacientes.

El estudio solamente examinó el alivio de dolor a corto plazo y no evaluó cómo los pacientes lidiaron con el dolor tras salir del hospital.

Pero dada la enorme magnitud de la epidemia de opioides en Estados Unidos _ más de 2 millones de personas adictas a opioides por prescripción o heroína_ los expertos dicen que cualquier impacto en el problema pudiera ser significativo.

Los resultados fueron publicados el martes en la revista médica Journal of the American Medical Association.

El uso habitual de opioides a menudo comienza con una prescripción para dolor a corto plazo y el uso de esas drogas en salas de emergencia ha aumentado en años recientes. Estudios previos han mostrado que se prescribieron opioides en casi un tercio de las visitas a salas de emergencias y aproximadamente uno de cada cinco pacientes son enviados a casa con prescripciones para opioides.

"Prevenir que nuevos pacientes se vuelvan adictos a opioides pudiera tener un mayor efecto en la epidemia de opioides que proveer tratamiento a pacientes ya adictos”, dijo el doctor Demetrios Kyriacou, especialista en medicina de emergencia en la Universidad Northwestern, en un editorial que acompaña el estudio.

El estudio involucró a 411 adultos en dos salas de emergencias en el Montefiore Medical Center en Nueva York. Entre las lesiones de los pacientes estaban fracturas y esguinces en piernas y brazos. Todos recibieron acetaminofeno, el principal ingrediente del Tylenol, además de ibuprofeno, el principal ingrediente del Motrin, o uno de tres opioides: oxycodona, hidrocodona o codeína. Recibieron dosis estándar y no se les informó qué medicamentos recibían.

Los pacientes calificaron su nivel de dolor antes de tomar el medicamento y dos horas después. Como promedio, el dolor bajó de casi 9 en una escala de 10 puntos a unos 5, con diferencias apenas notables entre los grupos.

El ibuprofeno y el acetaminofeno actúan de forma diferente para combatir el dolor, por lo que su uso combinado pudiera ser especialmente potente, dijo el doctor Andrew Chang, profesor de medicina de emergencia en el Albany Medical College, que encabezó el estudio.

___

Lindsey Tanner está en Twitter como @LindseyTanner