WASHINGTON (AP) — La aspirante presidencial demócrata Hillary Rodham Clinton y su esposo, el expresidente Bill Clinton, ganaron más de 139 millones de dólares entre el 2007 y el 2014, de acuerdo con declaraciones de impuestos de un período de ocho años dadas a conocer por su campaña el viernes.

Las declaraciones muestran que los Clinton pagaron una tasa tributaria de 31,6% en esos años. El grueso de los ingresos provino de discursos ante grupos corporativos y de interés por parte de Bill Clinton y más tarde por Hillary Clinton, cuando renunció como secretaria de Estado en el 2013.

En un comunicado difundido por su campaña, Hillary Clinton dijo que la pareja ha pagado casi 44 millones de dólares en impuestos federales sobre 139,1 millones de dólares en ingresos desde el 2006, y donado casi 15 millones a causas caritativas.

El comunicado de Clinton no da detalles específicos de sus ganancias. En mayo, declaraciones financieras difundidas por su campaña reportaron que los Clinton habían ganado más de 30 millones de dólares por discursos y regalías de libros desde enero del 2014.

The Associated Press ha estimado que los Clinton ganaron casi 50 millones solamente por discursos desde el 2000.

Los Clinton donaron casi 11% de sus ingresos a causas caritativas en el 2014, de acuerdo con su declaración de impuestos. Este año, los Clinton aumentaron sus donaciones a la Fundación Clinton, la organización caritativa de la familia, a entre 5 millones y 10 millones de dólares.

Clinton usó la ocasión para reforzar su llamado hecho a inicios del mes para aprobar reformas al código fiscal que aumenten las restricciones a ganancias corporativas y los beneficios tributarios para estadounidenses acaudalados. El código fiscal federal, dijo, está "cargado de lagunas que permiten a los estadounidenses más acaudalados y poderosos aprovecharse del sistema y no pagar lo justo".

Clinton ha prometido que, si resulta electa, va a reactivar una gestión en el Congreso para instituir la llamada regla Buffett, nombrada así por el multimillonario Warren Buffett, que impondría una tasa mínima de 30% a cualquiera que gane más de 1 millón de dólares al año.

Clinton ha respaldado aumentar a 28% la tasa de impuestos sobre las ganancias de capital para inversiones a corto plazo.